Diez cuestiones básicas sobre el glaucoma

El término glaucoma engloba un grupo de enfermedades oculares, muchas de las cuales son crónicas, que causan un daño irreversible al nervio óptico de tal forma que se produce una pérdida progresiva de campo visual desde la periferia hacia la zona central. El principal factor de riesgo del glaucoma, y el único que hasta el momento podemos controlar, es la presión intraocular (PIO) elevada.

1.- ¿Qué síntomas tiene el glaucoma?

El glaucoma es una de las principales causas de ceguera prevenible en el adulto. El más frecuente no se manifiesta con ningún síntoma hasta que la pérdida de campo visual periférico se manifiesta en las etapas finales de la enfermedad. Por eso se le denomina la ceguera silenciosa.

Sin embargo, hay un tipo de glaucoma menos frecuente llamado de ángulo cerrado, que puede producir un cuadro agudo con ojo muy rojo, disminución de visión, dolor muy intenso de ojo y de cabeza, y que incluso puede acompañarse de náuseas y vómitos.

Representación anatómica de la enfermedad.2.- ¿Cómo prevenimos el glaucoma?

Afortunadamente, la pérdida de visión producida por el glaucoma puede ser frenada de forma eficaz con una detección precoz, que será de suma importancia en aquellas personas que tengan antecedentes familiares de glaucoma.

3.- ¿Por qué sube la presión en el ojo?

En un ojo sano, un fluido claro denominado humor acuoso circula dentro de la porción anterior del ojo. Para mantener una presión intraocular adecuada y constante, el ojo produce de forma continua una cantidad pequeña de humor acuoso, mientras que una cantidad similar es eliminada. Los pacientes con glaucoma no pueden eliminar este humor acuoso de forma adecuada. La presión de fluido se incrementa y, con el paso del tiempo, causa daño en las fibras del nervio óptico.

4.- ¿Qué es el nervio óptico?

Es la estructura que lleva la información desde la retina hasta el cerebro. En el glaucoma, el nervio óptico sufre un daño que provoca una deformación progresiva causada por la presión alta en el ojo. Este daño mecánico, junto con un daño vascular, es el que va a producir que se pierdan fibras del nervio óptico de forma irreversible.

El estudio de la morfología del nervio óptico lo realiza el oftalmólogo con la exploración de fondo de ojo tras la dilatación de la pupila.

5.- ¿Cómo podemos diagnosticar el glaucoma de forma precoz?

Representación de la visión de un paciente con GlaucomaEn el estado fisiológico normal, más de un millón de fibras llevan la información desde la retina hasta el cerebro a través del nervio óptico. La pérdida de fibras del nervio óptico trae como consecuencia una pérdida progresiva del campo visual y finalmente una pérdida completa o ceguera.

Afortunadamente tenemos cierta cantidad de fibras de reserva, de tal forma que se calcula que debe perderse la mitad de estas fibras antes de que haya una pérdida significativa de campo visual. Las pérdidas tempranas de campo visual no son advertidas por el paciente, y su lenta progresión hace que sea casi imposible detectarlas sin unas pruebas especiales.

Esto ofrece la oportunidad de un diagnóstico precoz de los cambios en el nervio óptico antes de que se produzca la pérdida de campo visual.

En Vissum disponemos de la más avanzada tecnología para analizar de forma objetiva y precisa la cantidad de fibras del nervio óptico que tiene un paciente, ayudando a saber si hay pérdida antes incluso de que el paciente pueda perder campo visual.

6.- ¿Es importante el control de la presión intraocular?

Dado que la PIO elevada es el factor de riesgo modificable más importante para el desarrollo y la progresión del glaucoma, la precisión y exactitud es, por tanto, de gran importancia clínica.

Clásicamente se ha considerado que la presión intraocular normal es aquella que no supera los 21 mm Hg. Sin embargo, hoy sabemos que hay pacientes con presiones más bajas en los que el glaucoma progresa, y otros que no desarrollan glaucoma a pesar de tener presiones ligeramente elevadas. Estas diferencias son causadas por diversos factores de riesgo como el grosor de la córnea o el factor vascular.

Su especialista en glaucoma identificará una presión objetivo para su caso concreto, que podrá ir modificando en función de la tasa de progresión en las sucesivas visitas.

Captura de una de las pruebas realizadas para la detección del Glaucoma7.- Tengo antecedentes familiares de glaucoma, ¿cuándo debo hacerme una revisión?

En las personas con antecedentes familiares de glaucoma, la revisión puede realizarse en cualquier momento, pero siempre antes de los 35-40 años. Su especialista le informará del riesgo que tiene de desarrollarlo y de cuándo debe hacerse la siguiente revisión.

8.- ¿Qué pruebas específicas me realizarán en la unidad de glaucoma?

Al encontrarse en una unidad específica para el diagnóstico y tratamiento del glaucoma, se le realizarán algunas pruebas especiales que no suelen realizarse en la consulta oftalmológica general. A continuación se las describimos para que pueda familiarizarse con ellas:

  • Paquimetría: medida del grosor corneal mediante ultrasonido.
  • Gonioscopia: prueba realizada por el oftalmólogo con una lente especial. Sirve para visualizar el ángulo entre el iris y la córnea, que es la zona por la que debe drenarse el humor acuoso del ojo. Cuando hay glaucoma es muy importante visualizar esa zona para saber la causa del obstáculo en este drenaje.
  • Campo visual: prueba especial de visión periférica que se explora mediante la aparición de unos puntos de luz mientras el paciente mira a una diana central. Se realiza en una sala especial, asistido por una enfermera que le explica detenidamente todo el proceso.
  • OCT (Tomografía de coherencia óptica) y/o GDX: pruebas no invasivas que permiten analizar el grosor de la capa de fibras nerviosas de la retina y su evolución en el tiempo.

9.- ¿Cómo se trata el glaucoma?

Una vez que a un paciente se le diagnostica de glaucoma, su oftalmólogo le indicará el tratamiento más adecuado. Lo más importante es establecer una presión objetivo con la que consigamos que no se pierdan más fibras de nervio óptico y no se deteriore el campo visual.

Para ello, solemos comenzar con tratamiento médico con gotas, que en muchos casos es suficiente y permite muchos años de estabilidad de la enfermedad.

Si el tratamiento con gotas no controla la progresión del glaucoma o el paciente no tolera la medicación por efectos secundarios, disponemos de tratamientos con aplicación de láser y tratamientos quirúrgicos.

10.- ¿Se puede operar el glaucoma?

Sí, el glaucoma puede ser intervenido quirúrgicamente. El objetivo de la cirugía es intentar evitar la progresión de la enfermedad bajando la presión intraocular para que pueda ser controlada adecuadamente sin medicación o con medicación mínima.

Sin embargo, la cirugía no hará que se recupere la visión que ya ha perdido por el glaucoma (sí lo hará en el caso de que tenga catarata causante de parte de la pérdida visual y se hagan las dos cirugías en el mismo procedimiento).

En Vissum se realizan cirugías mínimamente invasivas del glaucoma (esclerectomía profunda no perforante con implante intraescleral y esclerectomía profunda con implante de válvula express). Con este tipo de cirugía se consigue reducir el número de complicaciones y se obtienen recuperaciones postoperatorias más rápidas.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora