Fármacos directos a la retina

inyecciones aplicadas

Desde hace unos años el uso de inyecciones intravítreas nos permite frenar la evolución de enfermedades de la retina y la mácula, e incluso recuperar parte de la visión perdida.

Entre los tratamientos oftalmológicos más recientes disponemos de múltiples medicamentos que pueden administrarse directamente dentro del ojo, para tratar patologías muy diversas, y es una técnica de tratamiento cuyo uso se ha expandido enormemente en los últimos 10 años.

Se llaman inyecciones intravítreas porque el lugar anatómico donde depositamos los fármacos es el vítreo, un gel transparente que ocupa el interior del ojo y que está con contacto directo con la retina.

 

 

¿Qué enfermedades se tratan con esta técnica?

Para luchar contra la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), que es la principal causa de ceguera legal en los países occidentales, inyectamos dentro del ojo unos medicamentos conocidos como antiangiogénicos, y con ellos conseguimos detener la progresión de la DMAE en aproximadamente el 90 % de los pacientes y casi en un 40% de estos casos logramos recuperar una parte de la visión perdida.

DMAE
También la miopía magna tiene capacidad de originar graves alteraciones en la mácula y puede afectar a personas jóvenes con importante repercusión en su vida laboral. De forma similar a como hacemos en la DMAE se pueden tratar con inyecciones de fármacos antiangiogénicos.
Otra enfermedad que podemos tratar con inyecciones intravítreas es la retinopatía diabética, sobre todo si aparece un una complicación conocida como edema macular diabético. Hoy en día disponemos de antiangiogénicos y corticoides que pueden ser inyectados en el interior del ojo para tratar este edema y que permiten recuperar visión en aproximadamente el 60 % de los pacientes

Además hay muchas otras patologías que podemos manejar con esta técnica de tratamiento, como la trombosis venosa retiniana, el edema macular postquirúrgico o las uveítis.

¿Es una intervención dolorosa?

Las inyecciones intravítreas se realizan preparando al paciente para una pequeña intervención quirúrgica que se lleva a cabo con anestesia tópica, es decir, con gotas de anestesia que se aplica en la superficie del ojo y que eliminan el dolor. Posteriormente, con una aguja muy fina, se procede a inyectar el medicamento dentro del ojo. Finalizamos poniendo unas gotas de desinfectante y antibiótico. El medicamento queda entonces en el vítreo y desde allí puede ser absorbido por la retina. Es un proceso que suele durar unos 10 minutos.

Esta nueva modalidad de tratamiento nos ha permitido aumentar la tasa de éxito del 30 al 90% en enfermedades tan importantes como la degeneración macular asociada a la edad.

 

Dra María Teresa Álvarez García

 

 

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora