¿Leer mucho perjudica la vista?

La lectura, uno de los placeres que podemos llevar a todas partes.

A menudo hemos escuchado como nos decían padres y abuelos que tanto leer iba a resultarnos perjudicial para la vista. Dejando aparte los múltiples beneficios de la lectura, lo primero es dejar claro que leer no daña la vista. Ni siquiera hacerlo con una luz insuficiente o inadecuada daña al ojo, ya que esté está preparado para realizar su trabajo en cualquier circunstancia.

Llevar a cabo una lectura con las condiciones adecuadas de luz es lo ideal, ya que evita sobreesfuerzos.

Y es que,  si las condiciones de lectura no son las adecuadas, nuestros ojos se cansan por el esfuerzo de más que realizan al adaptarse a las circunstancias a las que los sometemos. Esta fatiga se traduce en dolor de cabeza o dolores alrededor de los ojos, lo que se denomina ‘astenopía’.

¿Qué es la astenopía?

La astenopía o fatiga visual es causada por un esfuerzo voluntario del aparato visual para acomodar y ajustar la vista, respondiendo a las condiciones a las en las que trabajamos.

Trabajar muchas horas delante del ordenador sin descansar la vista, mala iluminación, forzar la vista, el estrés diario, alimentación inadecuada, dispositivos emisores de luz, fijar la vista en detalles muy pequeños durante largos periodos de tiempo o acercar los ojos a pocos centímetros de los objetos que estamos mirando, son algunas de las acciones cotidianas que, sin darnos cuenta, fuerzan la vista y, por tanto, producen fatiga visual.

¿Cuáles son sus síntomas?

De los síntomas comunes en adultos encontramos que la fatiga visual o astenopía, produce los siguientes efectos en la mayoría de adultos que no llevan a cabo una correcta higiene visual:

  • Dolor de cabeza
  • Ojos con lagrimeo y ardor
  • Molestia al recibir luz
  • La lectura les produce fatiga y sueño
  • Ansiedad, angustia.

Por otro lado, la forma de evitar este cuadro sintomático es muy sencilla, ya que para mantener una higiene visual sólo necesitamos:

  • Leer con buena luz: nuestro espacio de trabajo deberá siempre estar bien iluminado, donde se ofrezca iluminación de calidad y uniforme.
  • No acercar nuestros ojos a menos de 15cm del objeto en el que estamos fijando la vista.
  • Utilizar las lentes necesarias. Si necesitamos gafas, hacer un correcto uso de ellas cuando trabajamos frente al ordenador es fundamental para que nuestros ojos no realicen un esfuerzo adicional.

En nuestra vida laboral solemos pasar gran cantidad de tiempo frente a una pantalla.

Tanto la televisión como el ordenador o el móvil no hacen daño al ojo, pero si pueden evidenciar un defecto visual que estaba latente.

Muy a menudo encontramos personas que tienen una visión aceptable pero que necesitarían utilizar lentes, cuando empiezan a utilizar el ordenador o a leer mucho, les harán falta esa refracción que nunca han utilizado, y se le graduará la vista, pero no es que la lectura o el uso de pantallas retro iluminadas provocaran ese defecto visual, estaba allí latente y ante el nuevo uso se ha convertido en evidente.

Es muy importante tener todo esto claro, ya que la lectura es una de las actividades más importantes y reconfortantes que existen, pero debemos cuidar que las condiciones sean las óptimas, con la seguridad de que leer no hace daño a la vista. Si al hacerlo detectamos alguna carencia o que algún síntoma se prolonga en el tiempo más de lo habitual, lo recomendable siempre sería acudir a un oftalmólogo para que nos realice un examen en profundidad de la vista, y del ojo.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora