Rejuvenece el rostro gracias a la blefaroplastia

cirugia de blefaroplastia

Nuestros ojos son la zona del rostro en donde antes notamos los signos de envejecimiento. Concretamente, los párpados es el área en donde se acusa este paso del tiempo.

Esto se debe al exceso de piel que reposa sobre nuestros párpados o bien al debilitamiento del musculo elevador del párpado con el paso de los años, lo que nos da un aspecto de ojo cansado y decaído.

También puede achacarse a las antiestéticas bolsas que se sitúan en los párpados inferiores formadas por el acúmulo de grasa que se encuentra dentro de la órbita y se acaba herniando hacia afuera produciendo esa elevación en la piel.

Además, cabe destacar que en muchos casos la caída palpebral o ptosis también puede afectar a nuestro eje de mirada de tal manera que llegue a provocar la pérdida del campo visual superior.

Otro signo de la caída palpebral es que puede provocar que el paciente note cómo le pesan los párpados superiores, sobre todo al final del día y tener esa sensación de decaimiento y fatiga ocular. También puede comprometer el estado de nuestra capa lagrimal, surgiendo a partir de aquí muchos problemas de lagrimeo (epifora) e irritaciones oculares.

En un principio, puedes intentar buscar la solución a estos problemas palpebrales en diferentes tipos de cremas, pero verás que nunca consigue el resultado deseado porque las cremas no pueden conseguir una elevación del párpado. Nuestra recomendación es que el tratamiento realmente efectivo para este tipo de pacientes es la blefaroplastia.

La blefaroplastia consiste en una técnica quirúrgica en la que retiramos el exceso de piel sobrante del párpado, lo que nos hace ocultar fácilmente la cicatriz.

Siempre hemos de asegurarnos de mantener a su vez la funcionalidad correcta del párpado que permita el cierre completo del ojo. Si esto no se realiza perfectamente, pueden llegar a producirse problemas de sequedad, irritaciones oculares de repetición  e incluso úlceras corneales.

La blefaroplastia se puede realizar en el párpado superior, en el inferior o en ambos. En el caso de la blefaroplastia superior, la intervención se realiza en el pliegue palpebral superior quedando así la cicatriz escondida. En el caso de la blefaroplastia inferior, la técnica se realizará en el pliegue palpebral inferior o a nivel conjuntival. Esto siempre será valorado por el cirujano oculoplástico en cada uno de nuestros pacientes.

La blefaroplastia es una técnica quirúrgica sencilla que se realiza con anestesia local en régimen ambulatorio. Se trata de una operación con muy buenos resultados pero ha de realizarse de una manera altamente minuciosa para no afectar a ninguna función visual. Tras la intervención se dejan los puntos de sutura que posteriormente serán retirados por el cirujano en la consulta. El periodo de recuperación es de dos semanas aproximadamente aunque la mejoría puede observarse nada más concluir la cirugía.

 

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora