Tratamientos del glaucoma

En VISSUM aplicamos los últimos tratamientos para glaucoma,  tanto farmacológicos como técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas para controlar eficazmente su avance.

 

 

glaucoma

El glaucoma en sus primeros estadios suele tratarse con gotas -colirios- que bajan la presión intraocular (equilibrio entre la producción de humor acuoso y su evacuación natural) a niveles normales. Cuando los tratamientos con fármacos no funcionan se realizan intervenciones quirúrgicas o se aplican técnicas láser.

La cirugía no puede recuperar la visión que se ha perdido por glaucoma, ya que la lesión en el nervio óptico es irreparable.  Es muy aconsejable un control periódico anual de la presión intraocular a personas mayores de 40 años, especialmente a aquellas con antecedentes familiares de esta enfermedad.

 

¿Cuáles son los tratamientos para el glaucoma?

glaucoma

El glaucoma se considera una enfermedad debida a múltiples factores, siendo el único tratable la presión intraocular: en la actualidad todos los tratamientos van dirigidos a reducir la presión intraocular y detener así el avance de la lesión en el nervio óptico.

En estadios iniciales de la enfermedad el tratamiento es farmacológico, en forma de colirios, de gran efectividad y fáciles de aplicar. Posteriormente pueden aplicarse técnicas láser (trabeculoplastia) y técnicas quirúrgicas  (trabeculectomía, esclerectomía profunda no perforante o válvulas), que buscan vías de salida alternativas al humor acuoso.

 

 

tratamiento del glaucoma

¿Cómo es la cirugía de glaucoma?

La presión final a la que se encuentra el globo ocular es el resultado del equilibrio entre el líquido producido en el cuerpo ciliar, llamado humor acuoso, y el líquido que sale del ojo a través de las estructuras angulares. En cirugía del glaucoma se emplean tanto técnicas dirigidas a disminuir la cantidad de líquido producido por el globo ocular,  como técnicas destinadas a aumentar su flujo de salida.

Estas últimas son las más practicadas, y se conocen como cirugías filtrantes: con ellas se consigue favorecer la salida de líquido del ojo mediante la creación de un orificio con menor resistencia que las vías naturales dañadas por la enfermedad.

 

  • La trabeculectomía: es la técnica más empleada en el mundo en la actualidad. El cirujano realiza un orificio de espesor completo, que comunica directamente el interior del globo ocular con una ampolla de filtración que queda bajo la piel del párpado.
  • La esclerectomía profunda no perforante:  es una variante de la trabeculectomía, en la que el cirujano preserva la parte de la estructura de filtración natural del ojo con menor resistencia a la salida de humor acuoso. Su principal ventaja es que disminuye el riesgo de hiperfiltración y de complicaciones en el postoperatorio. Es una técnica más compleja de realizar que la anterior, y que solo unos pocos equipos especializados realizan en España.

Alternativamente, cuando la cirugía busca disminuir la cantidad de líquido producida en el interior del ojo, se destruye la estructura anatómica encargada de la fabricación del mismo, conocida como cuerpo ciliar. Para esto hay dos técnicas:

  • La ciclofotocoagulación:   se emplea láser para quemar el cuerpo ciliar, y puede realizarse desde fuera del ojo, o desde dentro del mismo, por vía endoscópica. Es la más frecuente.
  • La principal alternativa al uso del láser es la congelación, un procedimiento conocido como ciclocrioablación.

 

Los oftalmólogos expertos en glaucoma de VISSUM realizan cirugías mínimamente invasivas  (esclerectomía profunda no perforante con implante intraescleral y esclerectomía profunda con implante de válvula ExPress), cirugías que reducen el número de complicaciones y consiguen acelerar la recuperación del paciente. 

 

 

 

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora