Preguntas frecuentes


Cataratas

    No. Aunque es posible la opacificación secundaria de la cápsula posterior (donde se apoya la lentilla), que cursa como una catarata, y se trata con una capsulotomía con láser YAG.

    En la operación de cataratas el cristalino natural del ojo puede sustituirse por  distintos tipos de lentes, según corrijan uno o varios defectos de visión, desde lentes monofocales que obligan a seguir usando gafas para la lectura, hasta las lentes multifocales que, además de eliminar la catarata, permiten ver correctamente tanto objetos lejanos, como otros a distancias medias y cercanas.

    Las lentes intraoculares son parecidas a las conocidas “lentillas” pero diseñadas especialmente para ser introducidas en el ojo, y tienen la potencia adecuada para cada caso.

    Dependerá de las necesidades visuales de cada persona, y de la anatomía y características de su ojo, y deberá ser el oftalmólogo quien evalúe en cada caso la posibilidad de implantar cada tipo de lente.

    La única solución para las cataratas es quirúrgica. No puede frenarse o corregirse el envejecimiento natural del cristalino, que es la catarata, ni con fármacos ni con gafas.

    Es una operación rápida, dura unos veinte minutos, con resultados excelentes.  Se realizan con anestesia local o tópica (gotas) y el paciente no necesita hospitalización. Los resultados se aprecian inmediatamente, procurando una gran mejora de la calidad de vida.

     

    Son síntomas de estar desarrollándola notar una pérdida de la nitidez en la visión, en la viveza de los colores, molestias por la luz del sol o la de los faros, o la visión parcialmente doble en un ojo.

Cirugía refractiva

    En VISSUM nuestros precios son claros y honestos: son los que nos permiten ofrecer una oftalmología de gran calidad. No somos una clínica low cost, preferimos hablar del valor de nuestros servicios.

    • Practicamos oftalmología avanzada, una de las especialidades médicas con mayor nivel de subespecialización (lo que implica que cada doctor se especializa sólo en una parte del ojo).
    • Requiere de tecnología avanzada de alto coste (tanto de diagnóstico, como en el tratamiento quirúrgico de las principales enfermedades oculares), y desechamos técnicas obsoletas de menor precisión.
    • Trabajamos con proveedores de material y tecnología que nos permiten ofrecer los más altos estándares de calidad.

    En función de la técnica quirúrgica que el doctor le recomiende los precios variarán.

    Además, es una operación que compensa también económicamente a medio plazo: las gafas tienen precios elevados y el mantenimiento de lentillas es costoso.

    Llámenos y le informaremos sobre nuestra financiación sin intereses de hasta 24 meses (con comisión inicial de sólo el 2%) y de nuestros acuerdos especiales con empresas y colectivos.

    La consulta para evaluar si una persona puede operarse con cirugía refractiva incluye gran número de pruebas y dura aproximadamente dos horas. Nuestro equipo de oftalmólogos y optometristas realizan una completa evaluación oftalmológica, con las siguientes pruebas:

     

    • Graduación automática con autorefractómetro
    • Medición de la tensión ocular o tonometría
    • Medición de la agudeza visual
    • Graduación (primera comprobación sin dilatación)
    • Prueba de motilidad ocular
    • Medición dimensiones de la pupila o pupilometría
    • Estudio de la superficie de la córnea o topografía corneal
    • Estudio del espesor corneal o paquimetría
    • Pruebas adicionales para personas con alto defecto refracción (+5 dioptrías): OCT – polo anterior, recuento endotelial, biometría (medición de la longitud axial del globo ocular)
    • Comprobación de graduación con ojo dilatado
    • Estudio de fondo de ojo (estado de la retina y de la mácula con lámpara de hendidura)
    • Exploración externa de párpados, órbitas y vías lagrimales

     

     

     

    La cirugía refractiva es un tipo de cirugía rápido, con anestesia local que se aplica en forma de gotas, y que no dura más de 15 minutos por ojo. El láser se aplica en cada ojo por un tiempo muy reducido, de segundos, dependiendo del defecto a corregir. Tras un reposo de unas dos horas, la persona puede ya dejar la clínica.

    En función de cada paciente y de las características de su córnea, el doctor le recomendará una técnica u otra (PRK, Intralasik/ Femtolasik, o Relex Smile). La técnica Intralasik/ Femtolasik  implica una total personalización al ser 100% láser: consigue una mayor precisión en el corte corneal, y es de mayor seguridad. Muchas clínicas lowcost siguen utilizando técnicas obsoletas, que realizan un primer corte con cuchilla manual en vez de utilizar un procedimiento completamente láser.  Además nuestros equipos siguen la topografía corneal de cada paciente, y están preparados para tratar aberraciones (irregularidades que distorsionan la visión), en caso de que fuera necesario y recomendado por el doctor.  La técnica Relex Smile permite tratar a altos miopes que estaban descartados con las técnicas anteriores, y personas con profesiones de riesgo o deportistas. También minimiza el riesgo de ojo seco siendo adecuada para aquellas personas con propensión a ello.   Nuestros expertos en cirugía refractiva recomendarán la técnica más adecuada en cada caso.

    El riesgo en las operaciones de la vista para corregir miopía, hipermetropía o astigmatismo es muy reducido:  lleva realizándose ya más de 25 años en todo el mundo y 20 millones de personas se estima que han corregido su defecto gracias a la cirugía refractiva. La tasa de éxito supera el 95% (entendido éxito como mejor calidad de visión que llevando gafas o lentillas, donde se alcanza el 20/20 o visión máxima).

    Las complicaciones de la cirugía refractiva son menores  que las derivadas del uso de lentillas a largo plazo. Se estima que una de cada 2000 personas al año tiene complicaciones serias por el uso de lentillas a largo plazo, mientras a uno de cada 4000 operados con cirugía refractiva. Las complicaciones después de la operación no suelen ser graves y son tratables. Además las técnicas láser mejoradas (Intralase, Smile) las han reducido considerablemente (halos, ojo seco).  El doctor Jorge Alió, responsable de cirugía corneal en VISSUM Alicante es un referente internacional en el manejo de complicaciones de cirugía refractiva, autor del manual de referencia sobre las mismas a nivel internacional.

    Pero es importante destacar que no todas las técnicas son iguales:  VISSUM utiliza técnicas mejoradas (Intralasik/Femtolasik o Smile), más precisas y seguras 100% láser. En VISSUM, no utilizamos determinadas técnicas obsoletas (lasik) que utilizan cuchillas quirúrgicas. Nuestras técnicas 100% láser permiten personalizar al máximo, y por ejemplo tratar aberrometrías (irregularidades corneales) cuando es necesario. También los retoques posteriores, si fueran necesarios, son más seguros con estas técnicas que con las anteriores, ya que se hace un flap hasta diez veces más fino.

     

    La cirugía refractiva normalmente no produce dolor, aunque en ocasiones puede llegar a ocasionar pequeñas molestias.
    La operación se realiza mediante el uso de gotas anestésicas que se aplican sobre la córnea y el paciente no siente nada durante la misma.

    La recuperación es muy rápida y sólo se sienten pequeñas molestias. Determinadas técnicas láser, como PRK,  son ligeramente más molestas en el postoperatorio.

    Cualquier persona que padezca un defecto refractivo (miopía, hipermetropía o astigmatismo) que desee prescindir del uso de gafas y lentes de contacto, siempre y cuando su sistema visual cumpla unas determinadas características y unos criterios de seguridad.

    La persona debe someterse a un completo estudio por parte del oftalmólogo y cumplir los siguientes requisitos: Tener más de 18 años, mantener estable su defecto de visión, tener una buena salud ocular.

    Generalmente la miopía puede ser operada con cirugía refractiva en pacientes que tienen hasta 8 o 10 dioptrías, la hipermetropía hasta las 6 o 7, y el astigmatismo hasta las 5 o 6, pero dependerá siempre del grosor y curvatura de la córnea.

     

Córnea

    La tasa de éxito de este tipo de operación es muy elevada, siempre y cuando se seleccione adecuadamente la técnica y el caso concreto de cada paciente. Es importante que sea practicado por un cirujano experto, que domine todas las técnicas de cirugía corneal.

    Para realizar un trasplante de córnea evaluaremos cómo afecta la enfermedad o defecto a las distintas partes de la misma, y se aplicarán distintas técnicas quirúrgicas en función de ello: cuando está afectada la parte más externa y el estroma, puede realizarse un trasplante lamelar anterior, que sustituya exclusivamente el estroma enfermo, y que deje el resto de la córnea sin tocar. Pero cuando está afectada la parte más interna de la córnea, provocando una entrada masiva de líquidos en la córnea y una pérdida de transparencia que origina visión borrosa, se trasplanta el endotelio.

    Cuando todas las capas de la córnea están afectadas, como en caso de cicatrices profundas por traumatismos perforantes, queratoconos o distrofias corneales muy evolucionadas, infecciones corneales profundas, o trasplantes de córnea previos que han fracasado y no solo afectan al endotelio corneal,  se realiza el trasplante de córnea completo, donde sustituimos todo el grosor de la córnea del paciente por una córnea donante sana.

    El trasplante de córnea es el más realizado en España, y lleva décadas realizándose con éxito. En VISSUM tenemos una larga experiencia en este tipo de trasplantes, y aplicamos las técnicas más recientes.

Estrabismo

    Lo que se hace con la intervención del estrabismo es reposicionar los ojos según una situación previa, pero eso no evita que, posteriormente, se pueda producir algún cambio, fruto de la evolución de la propia naturaleza, que genere una situación estéticamente incorrecta. Eso conllevará la necesidad de una nueva valoración del paciente y de su reintervención, para buscar de nuevo el alineamiento de la mirada.

    A veces sí, a veces no; depende del tipo de estrabismo. El paso previo a cualquier tratamiento del estrabismo consiste en la corrección el defecto de graduación que la persona pueda tener. Esto muchas veces puede hacer pensar erróneamente que al operar el estrabismo se va a poder prescindir de las gafas, lo cual no siempre es correcto.

    No, el estrabismo no se cura con el tratamiento oclusor. Los parches se emplean como paso previo al tratamiento del estrabismo, con la finalidad de recuperar la visión que el ojo vago puede haber perdido, pero en ningún modo la oclusión va a ser el tratamiento de la desviación de los ojos. Posteriormente a que la visión se haya rehabilitado, el oftalmólogo infantil decidirá qué tipo de tratamiento aplicar para recuperar el alineamiento de los ojos.

Oftalmología Pediátrica

    El sistema visual de un recién nacido se encuentra en constante desarrollo durante los primeros años de vida, en los que pasará de ver imágenes borrosas a percibirlas de una forma más nítida. La detección precoz de problemas oculares durante la infancia es esencial para garantizar un correcto tratamiento y evitar consecuencias irreparables en el futuro. ¿Cómo detectar que un niño no ve bien?

    • Cuando lee, se acerca o aleja excesivamente al papel.
    • Aparta la vista del papel con frecuencia.
    • Cierra los párpados para mirar.
    • Se frota continuamente los ojos.
    • Tuerce la cabeza a ambos lados con frecuencia al leer.
    • Tiene los ojos llorosos.
    • Padece frecuentemente dolores de cabeza.
    • Se le enrojecen los ojos.
    • El sol le causa molestias o le cuesta adaptarse a la oscuridad.

    En cualquiera de estos casos es recomendable la visita al oftalmólogo para prevenir defectos visuales.

Presbicia

    La causa de la presbicia o vista cansada está relacionada con las variaciones que sufre con el paso de los años la anatomía del segmento anterior del ojo y, en particular, la lente del cristalino. No existe, por el momento, ninguna manera de evitar o retrasar la aparición de la presbicia, pero sí soluciones para  corregirla, desde las gafas hasta operaciones quirúrgica que permitan prescindir de ellas.

Retina y vítreo

    La vitrectomía es una operación quirúrgica que se practica para tratar enfermedades y accidentes de la retina y en el gel vítreo. Con incisiones mínimas y material de microcirugía se accede a la parte interior del ojo. Suele realizarse en casos de hemorragia del vítreo, en desprendimientos de retina, casos de retinopatía diabética, de agujeros maculares, en pacientes con complicaciones en intervenciones de cataratas, en problemas derivados de ojos miopes magnos o algunas complicaciones asociadas a uveítis.

    Si la vitrectomía se realiza para tratar desprendimientos de la retina, al final de la intervención se inyecta un gas en la cavidad que poco a poco va absorbiéndose y que ayuda a repararla. En este caso es aconsejable en el postoperatorio mantener una postura, que suele ser con cabeza abajo pero que depende de la técnica y de la localización de los desgarros. Otras veces se deja dentro por un tiempo aceite de silicona, cuando es difícil para el paciente mantener una postura concreta postoperatoria o cuando se trata de desprendimientos complejos.

    La vitrectomía es una intervención ambulatoria, que suele durar aproximadamente hora y media, y que se realiza con anestesia local. Después de la intervención, el tratamiento suele consistir en gotas con antiinflamatorios, antibióticos y dilatadores de la pupila. La duración del tratamiento dependerá de la evolución postoperatoria y deber ser indicado por el médico según cada paciente.

    Al día siguiente de la intervención el paciente notará malestar en el ojo, sensación de tener un cuerpo extraño y ligera hinchazón en el párpado. Normalmente puede hacerse vida casi normal a las dos semanas, aunque la recuperación completa dependerá de la patología que se trate con la intervención, y suele oscilar entre uno y tres meses.

    Los beneficios de la intervención -que son muy importantes- pueden tardar más semanas en verse.  Existen también riesgos asociados a la vitrectomía que, en manos de un cirujano retinólogo no son frecuentes, tales como sangrados, desprendimientos de retina, cataratas o infecciones.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora