Ciencia. Compromiso. Visión.

Alimentos contra la degeneración macular asociada a la edad

Superalimentos contra la degeneración macular asociada a la edad brocoli

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad degenerativa que afecta a la mácula (parte de la retina en la que reside el 90% de la visión) provocando una pérdida de la visión central. Si se altera la mácula, no tendremos ceguera, pero perderemos la visión central.

Es la primera causa de ceguera en la población con edad superior a 50 años en los países desarrollados y su prevalencia aumenta con la edad. Esta enfermedad de la retina la padecen más de 750.000 españoles mayores de 65 años.

Aunque las causas de esta enfermedad no se saben con exactitud, hay ciertos factores de riesgo que pueden desembocar en una degeneración macular en el futuro. Algunos de estos factores son los antecedentes familiares por esta enfermedad, tener ojos claros o  se ha demostrado que, determinados alimentos reducen las posibilidades de padecer degeneración macular.

Superalimentos contra la degeneración macular asociada a la edad

El brócoli y las verduras ricas en zeaxantina y luteína

Son alimentos que están al alcance de todos y se recomienda su consumo habitual.

El brócoli es una verdura rica en betacaroteno, un precursor de la vitamina A. Además, contiene zeaxantina, que contribuye al desarrollo visual y luteína que ayuda a la mácula a proteger los ojos de la luz ultravioleta. La luteína y la zeaxantina son sustancias que se encuentran en los vegetales de hojas verdes, y que ayudan a detener el avance de la enfermedad en pacientes con degeneración macular moderada, que son tratados con pastillas a base de estos pigmentos.

Seguir una dieta mediterránea rica en fruta y verdura verdes (brócoli, grelos, berros…) y en aceite de oliva ayuda a mantener una buena salud ocular.

¿Cuales son los primeros signos de degeneración macular?

Superalimentos contra la degeneración macular asociada a la edad rejilla amsler

Sólo el oftalmólogo podrá diagnosticar esta enfermedad mediante un examen ocular completo que incluya un análisis de la retina,  que será realizado con técnicas como la angiografía, la oct y la nueva angio-oct.

Existe un sencillo test de visión basado en la “rejilla de Amsler”, imagen con un recuadro enrejado con líneas rectas idénticas y paralelas que tiene un punto negro en el medio, que sirve para poder reconocer en casa los síntomas primeros de patologías vinculadas a la retina. Si se ven en ella las líneas ligeramente onduladas, deformadas o borrosas debemos acudir rápido a una revisión completa.