Astigmatismo y queratocono: Signos de alerta

Astigmatismo y queratoconoEl astigmatismo es un defecto refractivo muy común, que puede aparecer de forma aislada u asociado a miopía o hipermetropía.

El astigmatismo ocurre cuando un eje de la córnea (la “ventana” transparente de la parte frontal del ojo) tiene mayor potencia que el resto. Una forma sencilla de entenderlo es imaginarse que la córnea debe de tener una forma circular y esférica a modo de una pelota de fútbol, pero cuando el astigmatismo es elevado la forma de la córnea se asemeja más a la de un balón de rugby. Esta alteración en la forma de la córnea genera una pérdida de visión tanto de lejos como de cera, y puede ser fácilmente corregida con gafas o lentes de contacto.

 

Cuando aparece el astigmatismo, sobre todo si aumenta progresivamente con el tiempo, es muy importante reaalizar una revisión oftalmológica con un especialista en córnea, pues hay algunas enfermedades oftalmológicas raras -como el queratocono– que se manifiestan precisamente como un aumento progresivo del astigmatismo, y que además no se corrige completamente con gafas. El diagnóstico precoz del queratocono es muy importante pues en la actualidad existen tratamientos que frenan su progresión con un alto nivel de eficacia y seguridad.

El queratocono es una enfermedad de los ojos que afecta por lo general a pacientes entre los 20 y 30 años, y de la que se desconocen las causas, aunque hay un evidente componente genético. Los síntomas que suele presentar son visión borrosa, cambios frecuentes en graduación (principalmente del astigmatismo), irritación ocular, lagrimeo, intolerancia a lentes de contacto, como los principales.

El queratocono tiene distintos tratamientos como el uso de crosslinking, que busca el endurecimiento de la córnea mediante la producción de enlaces fuertes entre las fibras de colágeno, consiguiendo así frenar o al menos retrasar la progresión. Si la enfermedad está más avanzada, puede modificarse la deformación corneal mediante el implante de anillos intracorneales. Los resultados de los estudios llevados a cabo por VISSUM revelan grandes mejoras en la agudeza visual del paciente y en la estabilidad de la córnea con esta intervención.

Cuando ninguna de estas técnicas consigue frenan la enfermedad, el trasplante de córnea es una buena herramienta. En estos casos es posible practicar un trasplante solo de la capa anterior de la córnea, con  tiene menos riesgo de rechazo.

No obstante, en la gran mayoría de las personas el astigmatismo es un simple defecto refractivo sin ser el reflejo de ninguna enfermedad ocular, que puede ser fácilmente corregido (tanto en su forma aislada como en asociación con miopía o hipermetropía) mediante cirugía láser de manera muy eficaz, obteniendo excelentes resultados visuales y refractivos tanto a corto como a largo plazo, hecho que nuestro equipo médico ha investigado en profundidad y ha demostrado en múltiples publicaciones científicas de elevado impacto internacional.

Hasta hace unos años se podían tratar únicamente astigmatismos de hasta unas 3 dioptrías aproximadamente, pero en la actualidad, con los láseres de última generación con sistemas de seguimiento ultrarápidos capaces de compensar cualquier movimiento ocular durante el tratamiento (como de los que disponemos en nuestras clínicas), se consigue tratar astigmatismos de hasta 5 o 5,5 dioptrías con excelentes resultados tanto en seguridad como en eficacia, obteniendo la independencia completa de las gafas.

Dr. Jorge Alió del Barrio

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora