Ciencia. Compromiso. Visión.

Cambiar el color de ojos, cuándo es posible y razonable

cambiar el color de ojosSiempre se dice que las personas tendemos a no estar contentas con lo que tenemos y el color de ojos no es una excepción. De hecho, una de las preguntas más frecuentes que nos llegan a través de nuestros canales de contacto y redes sociales es si existe la posibilidad de cambiar el color de ojos de manera permanente; es decir, sin recurrir a lentes de contacto coloreadas.

La respuesta simple a esta cuestión es que sí es posible. De hecho, el profesor Jorge Alió, director científico de Vissum, es pionero, junto a su equipo, en el desarrollo y mejora de este procedimiento, conocido normalmente como queratopigmentación. No obstante, como casi nada en Medicina, es tan simple.

Por eso es necesario tener claro cómo es el procedimiento para cambiar el dolor de ojos y, sobre todo, cuándo está indicado, tal y como explicaba el propio Alió recientemente en Las Tardes de Cope.

El color de ojos natural

El iris forma parte del sistema óptico del ojo y presenta un color diferente en cada persona. Este color natural puede oscilar desde el marrón más oscuro hasta el azul más claro, pasando por toda la gama de grises, pardos y verdes.

El iris es una membrana contráctil de forma circular situada entre la córnea, la capa curva transparente situada en la parte anterior del ojo, y el cristalino, la lente natural del ojo, también transparente.

Esta membrana está perforada en su parte central por la pupila, la zona negra que actúa a modo de diafragma, regulando la cantidad de luz que entra en el globo ocular y llega a la retina. Se contrae o se dilata en función de la luz que incida sobre ella.

La tonalidad del iris depende de la cantidad y distribución de la melanina, el pigmento fotoprotector por excelencia, que también encontramos en el pelo y la piel. Esta circunstancia está influida por factores genéticos complejos, no solo la mezcla del color de ojos materno y paterno.

Más datos sobre el iris: ¿Por qué cada uno tenemos los ojos de diferente color?

 

Por qué cambia el color de los ojos

Este color natural puede cambiar a lo largo de la vida, pero en circunstancias normales siempre lo hace en torno a variaciones similares. Esto sucede a medida que aumenta la concentración de melanina en los tejidos. De esta forma, los bebés al nacer tienen muy poca melanina y por eso sus ojos, su piel y su pelo son más claros.

Éstos van oscureciéndose a medida que pasan las semanas hasta que, en torno a los ocho o diez meses de vida, se estabilizan en su color definitivo. Eso explica en parte porqué los recién nacidos tienen los ojos más claros que cuando van siendo más mayores.

Sin embargo, el color de ojos puede cambiar por otros motivos patológicos como, por ejemplo, traumatismos oculares o diversas enfermedades. Estas causas, además de provocar dificultades visuales, representan un problema estético para los pacientes que lesiona considerablemente su autoestima y su estado de ánimo.

Aniridia

Es una enfermedad congénita de carácter hereditario. Los pacientes con aniridia nacen sin iris, generalmente en ambos ojos, y eso merma su visión considerablemente desde que son bebés.

La aniridia presenta alteraciones asociadas, como glaucoma, degeneración corneal, nistagmo, catarata congénita, así como otras más graves e incapacitantes como el Síndrome WARG acrónimo que designa el tumor de Wilms-aniridia-anomalías genitourinarias-retraso mental  que  suponen un mayor deterioro de la calidad de vida de los afectados y su entorno familiar.

Albinismo

Se trata de una enfermedad hereditaria caracterizada por la poca o nula producción de melanina. Sus signos y síntomas se presentan en la piel, el cabello, el color de los ojos y la visión. Los albinos no solo tienen la piel y el pelo extraordinariamente blancos, lo cual les deja completamente desprotegidos frente a los daños de la radiación solar.

Además, el albinismo causa enormes problemas visuales derivados de la falta de pigmento en el iris, como baja visión, la fotofobia o el deslumbramiento.

Traumatismos oculares

Accidentes de tráfico, golpes fortuitos… pueden ocasionar alteraciones del iris que repercuten no solo en su coloración, sino también su funcionalidad. Muchos de estos accidentes repercuten en desfiguraciones cosméticas, heterocromías patológicas y opacidades corneales (ojos blancos) que hasta hace muy poco tiempo únicamente podían resolverse enucleando el ojo e implantando una prótesis.

Gracias a las técnicas de queratopigmentación patentadas por el equipo de Vissum, es posible crear pigmentos personalizados para copiar la coloración del ojo sano y devolver al iris lesionado la apariencia que tenía antes del traumatismo. Esto repercute en una mejoría estética considerable del paciente que también repercute en su salud psicológica.

Por su parte, la queratopigmentación resuelve de manera segura y eficaz los problemas visuales asociados a la falta de coloración del iris ya mencionados: sensibilidad extrema a la luz, fotofobia, baja visión, deslumbramiento…

 

Técnicas para cambiar el color de ojos

Queratopigmentación

El Dr. Jorge Alió es pionero en la investigación y desarrollo de un proceso de queratopigmentación eficaz para cambiar el color de ojos. Eso sí, es absolutamente necesario insistir en que esta técnica se aplica única y exclusivamente en ojos que sufren alguna patología ocular o una alteración del iris a causa de un traumatismo.

El equipo del doctor Alió lleva más de una década perfeccionando este procedimiento que es “una evolución del tatuaje corneal que surgió hace muchos años, aunque en ese momento se hacía con los pigmentos inadecuados”, resume la doctora Alejandra Amesty, directora médica de Vissum Alicante y miembro de este grupo de investigación especializado en queratopigmentación.

Según explica la especialista, “hemos sido capaces de desarrollar pigmentos corneales biocompatibles que no causan rechazo ni problemas oculares. Además, hemos mejorado la técnica de forma que podemos introducir el pigmento dentro de la córnea gracias a los túneles que practicamos con láser de femtosegundo, en lugar de alojarlo únicamente en la córnea mediante microinyecciones”.

La queratopigmentación patentada en Vissum requiere, además, de instrumental y procedimiento quirúrgico específico para que el resultado sea completamente satisfactorio en términos de satisfacción del paciente, seguridad y eficacia.

Despigmentación del iris con láser

Este procedimiento se empezó a probar hace unos años, pero la comunidad científica lo ha descartado por la cantidad de riesgos que acarrea y los pobres resultados que ofrece a cambio.

Este procedimiento para cambiar el color de ojos se basa en destruir los melanocitos con disparos de láser aplicados en la parte más externa del iris para decolorarlo. El objetivo de este controvertido recurso es transformar los ojos oscuros en ojos claros, aunque en numerosas ocasiones se ha transmitido el mensaje de que los ojos marrón oscuro podían llegar a ser azul turquesa… y no es así.

color de ojosLos profesionales de la Oftalmología no están a favor de la despigmentación del iris con láser porque se trata de una técnica agresiva, no reversible que, además, encierra numerosos riesgos para la salud ocular y deja el ojo desprotegido en virtud de lograr unos resultados completamente impredecibles. Es decir, de antemano no se sabe bien qué color de ojos va a tener el paciente que se somete a esta decoloración.

Asimismo, advierten de que los tratamientos con láser tienen riesgo de quemaduras si no se controlan de manera precisa. De esta forma, quemar el iris puede acarrear pérdida de visión y cicatrices permanentes, además de un gran riesgo de infección.

Por otro lado, los restos del pigmento natural que se destruye con láser se transfiere directamente al humor acuoso que lubrica y mantiene la humedad del ojo y al interior del globo ocular. La presencia de estos residuos puede provocar obstrucciones en los canales de drenaje de este humor acuoso y un incremento de la presión intraocular que puede acabar en glaucoma, una patología para la que hay tratamiento, pero no curación.

En definitiva, con la despigmentación del iris con láser, se arriesga mucho la funcionalidad de un ojo completamente sano a cambio de una transformación meramente cosmética, una circunstancia que despierta los recelos de los especialistas.

Iris artificial y prótesis oculares

Son dispositivos que se implantan quirúrgicamente para simular el color natural de los ojos y resultan una evolución de las lentillas cosméticas diseñadas para corregir alteraciones del iris y problemas o desfiguraciones de tipo estético.

Se aplican en casos de aniridia congénita, albinismo, en pacientes a los que hay que extirpar todo o parte del iris a causa de un melanoma o en gente que ha sufrido traumatismos que han lesionado el iris de manera irreversible.

En realidad, no se trata tanto de un procedimiento para cambiar el color de ojos, como de un recurso para dotar a los ojos patológicos de una coloración que les haga tener una apariencia normal y reduzca los problemas asociados a la falta total o parcial de iris, como son deslumbramientos o fotofobia.

La implantación de estas prótesis oculares tiene algunos riesgos (desprendimiento de retina, aumento de la presión intraocular, desplazamiento de la prótesis, adherencias, inflamación de las estructuras oculares…) y no todos los pacientes son aptos para recibirlas (embarazadas, gente con uveítis crónica, glaucoma, cataratas, infecciones oculares…), por lo que las indicaciones y la selección del pacientes debe llevarse a cabo de manera muy precisa por parte de especialistas altamente cualificados.

 

Cambiar el color de ojos por motivos estéticos

A pesar de que Vissum cuenta en su equipo con los responsables de patentar, desarrollar y perfeccionar la técnica de queratopigmentación en todo el mundo. ¿Qué ocurre cuando alguien acude para cambiar el color de ojos por motivos únicamente cosméticos?

La respuesta, actualmente, es un no. “En Vissum no sometemos a un ojo sano que ve perfectamente y no tiene ninguna alteración a ningún riesgo, por pequeño que sea. Aunque nuestra técnica de queratopigmentación es segura, no es nuestra manera de actuar”, indica Alejandra Amesty.

También te interesa:

Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay
Imagen de LoganArt en Pixabay