Cirugía de miopía, hipermetropía y astigmatismo

Mitos, riesgos y efectos secundarios

La operación para corregir miopía, hipermetropía o astigmatismo comenzó a realizarse hace ya 30 años, y desde entonces se estima que unos 35 millones de personas han sido intervenidas con una muy elevada tasa de éxito. A pesar de ello, siguen persistiendo miedos relacionados con los riesgos y los efectos secundarios que las operaciones de cirugía refractiva pueden tener.

En lo que respecta a la cirugía refractiva, mas que de riesgos debemos de hablar de seguridades. Estadísticamente, las operaciones de la miopía con láseres modernos (llamados de Sexta Generación) se encuentran entre las operaciones quirúrgicas más seguras del mundo. Ofrece además una incomodidad mínima y un tiempo de recuperación muy corto, siendo capaces la mayoría de las personas de retomar su rutina diaria -con mínimas limitaciones- en las 24-48 horas siguientes a la cirugía refractiva. Pero lo fundamental es que mejora la calidad de visión respecto al uso de gafas o lentillas, y la calidad de vida en general al facilitar enormemente actividades diarias como hacer deporte o maquillarse.

Paciente antes de la intervención con Smile para la corrección de miopía

Sin embargo, persisten mitos y recelos con respecto a este tipo de operaciones, alimentados por informaciones poco fiables o incompletas desde el punto de vista médico. Para arrojar luz sobre ello, el doctor Jorge Alió, pionero internacional en la introducción y desarrollo de la cirugía refractiva a nivel mundial, Catedrático de Oftalmología y experto en el manejo de complicaciones asociadas (es autor del principal libro de referencia a nivel internacional para el tratamiento de las complicaciones de la cirugía refractiva oftalmólogos), nos responde uno a  para a las preguntas más frecuentes.

1.- Las complicaciones son frecuentes y severas, ¿es eso cierto?

A diferencia de lo que algunos se empeñan por proclamar, la cirugía refractiva es, de hecho, un proceso muy seguro. Por descontado, no pretendemos decir que no existan riesgos, pero éstos, comparados con los beneficios relativos, no son graves y remiten con el tiempo. Como los halos o sequedad ocular.

La tasa de éxito es muy muy elevada, considerando la tasa de éxito como visión completa (95%) y, según los estudios las mayores complicaciones se daban con las técnicas iniciales (se empezaron a utilizar hace más de 25 años y ha habido mucha evolución). El riesgo de complicaciones graves es mínimo (se estima en una de cada 4000 intervenciones, frente a 1 de cada 2000 portadores de lentes de contacto sufre complicaciones cada año graves asociada al uso habitual de lentillas.

En VISSUM estamos acostumbrados a realizar cirugías de pacientes con patologías complejas de la córnea, y nuestros cirujanos conocen con precisión esta parte del ojo. Cada paciente debe ser estudiado con rigor, y siempre se le recomendará la técnica (PRK, Intralasik o Smile) más adecuada para su caso. En VISSUM no trabajamos con técnicas obsoletas, como Lasik, que sigue utilizando todavía cuchillas manuales, sino procedimientos 100% láser, más personalizados y seguros.

2.- La cirugía refractiva es sólo para gente con miopía

Con la tecnología actual, es posible intervenir con procedimientos láser a personas con miopía, con hipermetropía y con astigmatismo. Es frecuente que se corrijan a la vez en una misma intervención varios de estos defectos.

Además, con Smile, la última técnica disponible es posible intervenir a pacientes miopes de alta graduación.

3.- La cirugía láser ocular no puede ayudar a personas mayores de 40 que tengan ya presbicia

La vida sin gafas, un gran cambio para el día a día.

Con las técnicas láser podemos intervenir a pacientes que sufren ya presbicia o vista cansada, y que tenían previamente miopía o hipermetropía. Hay varías técnicas, como la monovisión, con las que podemos dejar un ojo ‘ajustado’ para la visión lejana y otro para la cercana, evitando el uso de gafas y, sobre todo, la técnica PresbyMAX  inventada por nosotros y que consiste en corregir la presbicia con Laser excimer.

En  casos de pacientes con mas de 55 a  60 años,  solemos aconsejar mas la cirugía con  lentes intraoculares multifocales. En cualquier caso, siempre es necesario un análisis en profundidad y ponerse en manos de un centro y de un cirujano con experiencia.

4.- El tratamiento no es permanente

Aunque no es muy habitual, a veces se plantea esta cuestión durante las consultas. La principal preocupación radica en si la cirugía debe llevar un mantenimiento o futuras intervenciones de corrección. Para la tranquilidad de nuestros pacientes, estudios a largo plazo han demostrado que, una vez la córnea se ajusta para corregir la visión, el cambio es permanente. Por supuesto, el ojo es un órgano vivo que sufre modificaciones con el paso de los años, de la misma forma que lo hace el resto del cuerpo. Los ojos de todos cambian en algún grado, incluso los de alguien que no ha necesitado nunca gafas. Sin embargo, se ha demostrado que este efecto es muy pequeño. A partir de los 50 años, la prescripción solo varía en media dioptría por década.

Además es posible realizar una segunda intervención o retoque cuando sea necesario.

5.- Soy ya mayor para someterme a cirugía refractiva

Técnicamente, no hay límite de edad para someterse a una intervención láser ocular siempre y cuando la salud del ojo a tratar sea buena. La cirugía refractiva es la solución para la correcta visión de cualquiera, siempre y cuando haya sido antes considerado apto por un cirujano profesional y de confianza como nuestros cirujanos refractivos de Vissum y se realice utilizando técnicas y láseres modernos.

6.- Nos podemos quedar ciegos a causa de la cirugía láser ocular

Siendo fieles a la verdad, las probabilidades de ceguera a causa de esta intervención en las manos de un cirujano experto que haga uso de la mejor tecnología disponible es en la practica imposible. Para responder a esta cuestión sólo podemos decir que este procedimiento es seguro, rápido, y virtualmente indoloro.

7.- Podemos acabar con peor visión que antes de la operación

El profesor Dr. Alió junto al equipo de intervención quirúrgica

En más del 95% de los casos según los estudios, la visión posterior es mejor que la que la persona tenía usando gafas o lentillas.

Según un estudio realizado por los doctores Steven Dell y Steven Schallhorn, en Austin y en San Diego y del que informa la revista Ophthalmology Times, los pacientes que se sometieron a operación para corregir miopía o astigmatismo con lasik, muestran una mejor agudeza visual que aquellos usuarios diarios de lentes de contacto, y sufren en mucho menor grado molestias.

Además, los pacientes operados indican sufrir hasta tres veces menos molestias en los ojos que los usuarios de lentes de contacto. Concretamente, un 27,8% de los portadores de lentes de contacto declara no haber tenido nunca problemas con ellas, frente a un 79,5% de los pacientes operados que no han sufrido complicaciones ni incomodidad con posterioridad a la intervención.

Prof. Dr Jorge Alió

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora