Cómo cuidar tu salud ocular en verano

salud ocularParece que se resistía… pero el calor ya está aquí y por eso vamos a recordaros una serie de consejos para cuidar la salud ocular en verano, una estación en la que suben las temperaturas y también la incidencia de problemas en los ojos, ya que se juntan varios factores que debemos tener en cuenta para no poner en riesgo nuestra visión.

Usa gafas de sol

En realidad, este tipo de lentes protectoras son necesarias prácticamente todo el año, dado que la radiación ultravioleta procedente del astro rey nos llega en todas y cada una de las estaciones y es casi más dañino para los ojos que para la piel. El motivo no es otro que mientras que en otoño e invierno los rayos solares inciden de manera oblicua en la superficie terrestre, en verano éstos caen de manera perpendicular. De esta manera, sus efectos nocivos, incluyendo los que afectan a los ojos, son más intensos en la época estival.

Exponerse en exceso a la radiación puede causar problemas oculares de diversa índole y gravedad que van desde el lagrimeo, la sequedad e irritación de la conjuntiva (la fina capa que recubre el interior de los párpados y la superficie de la esclerótica; la parte blanca del globo ocular) hasta alteraciones corneales como la queratitis, cataratas prematuras y daños en la retina, concretamente en la mácula, ya que esta pequeña zona es extremadamente sensible a los traumatismos causados por la luz intensa y los deslumbramientos.

En este sentido, es necesario hacer hincapié en la necesidad de usar gafas de sol de calidad para proteger los ojos pero, sobre todo, en no recurrir a lentes no homologadas porque eso es más peligroso incluso que no usar nada.

Se calcula que alrededor del 30% de estas lentes se adquieren en el top manta, mercadillos y establecimientos no especializados. El riesgo de recurrir a gafas de sol falsificadas o low cost que no cumplen ningún control sanitario ni han recibido el visto bueno de la Unión Europea reside fundamentalmente en que sus cristales, oscuros o de colores, no tienen ningún filtro solar pero sí oscurecen el campo de visión. Eso hace que la pupila se dilate para adaptarse a las condiciones de iluminación y quede más desprotegida ante la radiación ultravioleta.

Por otro lado, hay que recordar que tanto la arena de la playa como el agua del mar, la playa o la piscina reflejan, y mucho, la luz solar. Por este motivo es conveniente no quitarse las gafas de sol al darse un baño, salvo que se vaya a nadar o a bucear, en cuyo caso habrá que usar las gafas deportivas adecuadas. Por ese motivo, no está de más completar la protección que brindan las gafas de sol con viseras o sombreros de ala ancha que impidan el paso de la radiación ultravioleta.

Finalmente, las gafas de sol también nos protegen de la entrada de arena, polen y partículas en suspensión del aire, un fenómeno más llamativo en verano debido a escasa humedad por la falta de lluvias.

Combate la sequedad ambiental

El propio calor, los ventiladores y, sobre todo, el aire acondicionado hacen que las lágrimas naturales se evaporen a mayor velocidad. Esta falta de lubricación natural es el motivo de que los ojos se resequen y se produzca esa molesta sensación de tener arenilla dentro acompañada de picor, irritación y enrojecimiento, además de dificultad para parpadear y visión borrosa. Todos estos síntomas empeoran si trabajamos delante del ordenador, ya que en esa situación parpadeamos con menor frecuencia y ya existe mayor sequedad ocular previa. Lo más adecuado para evitarlo es usar lágrimas artificiales, colirios lubricantes, obligarse a parpadear con frecuencia y no abusar el aire acondicionado.

Cuidado con el cloro y el salitre

Aunque el cloro de las piscinas es un potente desinfectante y siempre se ha dicho que la sal marina es muy buena para curar heridas, lo cierto es que ambos elementos son altamente irritantes para los ojos. Es conveniente usar gafas de bucear si se va a nadar o a permanecer mucho tiempo bañándose para evitar los picores, los ojos rojos y la visión borrosa que eso conlleva. Al salir del agua es conveniente secar los ojos con un pañuelo limpio y no con la toalla, ya que suele estar en el suelo y puede contener agentes lesivos para nuestros ojos.

Por otro lado, las bacterias presentes en playas y piscinas (también en agua dulce como ríos y lagos) también pueden ser responsables de conjuntivitis bacteriana. Esta infección se caracteriza por la inflamación de la conjuntiva y provoca hinchazón de los párpados, ojos rojos e, incluso, supuración que da lugar a legañas más o menos espesas. En estos casos es conveniente visitar al oftamólogo para que administre el tratamiento adecuado (pautas de limpieza ocular y antibióticos en forma de colirios o pomadas, habitualmente).

Efectos del agua de las piscinas en nuestros ojos. Dra. Amesty en Vissum Canal YouTube

¿Usas lentillas?

Lo mejor es no llevarlas ni a la playa, ni a la piscina. Las gafas de sol graduadas son grandes aliadas si no puedes prescindir de lentes correctoras para ver bien. Otro recurso útil es usar lentillas desechables de un solo uso para tirarlas después de una jornada de baño. Si el agua del mar o el cloro de la piscina entran en contacto con tus lentillas, como mínimo vas a notar una gran irritación ocular, así como sensación de cuerpo extraño. En el peor de los casos, pueden producirse infecciones severas y úlceras en la superficie ocular.

Si a pesar de todo decides llevar tus lentes de contacto a la playa o a la piscina procura no sumergir la cabeza demasiado y usa gafas de bucear, ten cuidado de que no te entre arena en los ojos, no te quites las lentillas justo después de salir del agua y en ningún caso lo hagas sin haberte lavado antes las manos con agua y jabón. Tampoco te frotes los ojos si notas irritación o sensación de cuerpo extraño; es mucho mejor que enjuagues los ojos con suero fisiológico o gotas hidratantes específicas. Acaba la jornada de baño hidratando tus ojos con un buen colirio.

Si eres usuario de lentillas y notas alguno de estos síntomas, deja de usarlas inmediatamente y consulta con tu especialista.

Te puede interesar

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora