Cuándo debemos acudir al oftalmólogo

revisión oftalmológica vissum

Aunque no se sufra ninguna patología ocular, los expertos de Vissum recomiendan acudir al oftalmólogo para hacerse una revisión de la vista con una cierta periodicidad.

–    En los primeros días o semanas después del nacimiento, el médico lleva a cabo la primera revisión ocular para ver si el bebé sufre alguna patología.
–    En torno a los dos años de edad es muy recomendable un reconocimiento ocular completo que mida la agudeza visual.
–    De los 6 a los 12 años se aconsejan revisiones preventivas cada dos años, para evitar que los defectos refractivos de la visión repercutan negativamente en el desarrollo escolar del menor.
–    Entre los 13 y los 18, etapa de grandes cambios, los expertos aconsejan una revisión ocular anual para corregir lo antes posible los defectos que puedan surgir.
–    Entre los 19 y 40 años, época en que la vista tiende a estabilizarse, es la mejor época para corregir con cirugía ocular láser los problemas de visión.
–    A partir de los 40 años hay riesgo de patologías como vista cansada o glaucoma, por lo que la revisión anual también es muy recomendable.
–    Y desde los 60 años, la revisión anual se convierte en algo obligatorio, ya que problemas como cataratas, glaucoma, problemas de retina… pueden aumentar notablemente.

Además de las revisiones oculares correspondientes a la edad del paciente, hay algunas señales que pueden indicar que existe algún problema en los ojos o en la visión, y que es preciso acudir al oftalmólogo sin falta:

–    Forma de los ojos entrecerrados o con párpados muy caídos.
–    Ojos saltones, fuera de la órbita de los huesos que los protegen.
–    Desviación de alguno de los ojos.
–    Necesidad de acercar o alejar un objeto o libro para leer o escribir.
–    Confusión en las letras, objetos o colores.
–    Necesidad de entrecerrar los ojos o ladear la cabeza para ver mejor.
–    Padecer diabetes, hipertensión o tabaquismo.
–    Presencia de “cortinillas” blancas en alguno o los dos ojos.
–    Infecciones frecuentes.
–    Lagrimeo constante o sensación de sequedad.
–    Irritaciones frecuentes.
–    Necesidad de frotar con frecuencia.
–    Dolores fuertes de cabeza.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora