Deporte y accidentes en los ojos ¿Cómo prevenirlos?

Deporte y accidentes oculares boxeo

La práctica del deporte es una de las causas más comunes de lesiones en los ojos, sobre todo entre los niños y adultos jóvenes. Todos los años miles de personas sufren traumatismos oculares en España mientras practican algún deporte.

Entre los deportes que suelen implicar más riesgo estarían los conocidos como “deportes de contacto”: boxeo, esgrima, kárate, judo, taekwondo…, que serían los más peligrosos para nuestros ojos. Por otra parte, están deportes como el fútbol o el pádel, que, si bien no se califican como peligrosos, también presentan el riesgo de causar lesiones oculares por contusiones ocasionadas por golpes o pelotazos en el ojo.

Pero no sólo hay que tener en cuenta las contusiones que se pueden producir durante la práctica misma del deporte. También debemos tener en cuenta los riesgos asociados a realizar ejercicio físico al aire libre, como son la sobreexposición a los rayos ultravioletas o la aparición de posibles alteraciones de la superficie ocular debido al frío, el viento o la entrada de agentes extraños en los ojos. Los ojos necesitan ser protegidos del sol, como hacemos con la piel habitualmente.

Además, los que más suelen sufrir las lesiones son los deportistas aficionados, ya que no tomar todas las precauciones necesarias. Por ello, es importante tener en cuenta que la prevención es la mejor de las recetas frente los accidentes oculares.

Deporte y accidentes oculares boxeo

Por otra parte, no deben olvidarse las revisiones periódicas con un profesional oftalmólogo, aspecto especialmente importante para aquellos que realizan deporte con regularidad.

Existen estudios que confirman cuáles son los diagnósticos más frecuentes de las lesiones oculares producidas durante la práctica del deporte. Así, la afección más común sería la contusión ocular, que se puede producir por un golpe en el ojo, que, como se menciono anteriormente, suele ser más frecuente en pacientes que practican deportes de contacto.

Por otra parte, la contusión ocular puede dar lugar a diagnósticos secundarios con mayores complicaciones. Aunque el porcentaje de diagnósticos secundarios es bastante inferior, pueden ser clínicamente significativos: desgarro de retina, hemorragia vítrea y desprendimiento de retina, desprendimiento vítreo posterior, herida de las vías lagrimales, o catarata traumática. Además de los traumatismos contusos, otras afecciones que suelen presentarse con cierta frecuencia son traumatismos sobre el epitelio corneal, laceraciones conjuntivales, y hemorragias subconjuntivales, entre otros.

Los pacientes con diagnóstico secundario grave precisan un seguimiento permanente por parte del oftalmólogo.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora