Dr. Pedro Amat Peral de Vissum: Cuando los ojos hablan

La cara es el espejo del alma. Este dicho popular, que seguro nos trae a la memoria alguna cara conocida, es verdadero.

Tanto es así que en la cara existen arrugas de expresión como son las patas de gallo, y es que la mayor expresividad de nuestro rostro se concentra, sin duda, en los ojos. Las enfermedades que nos afectan a nivel general pueden manifestarse a través de los ojos, y podemos detectar afecciones de órganos tan lejanos como por ejemplo el hígado.

Cuando, de repente, un día nos levantamos con la presencia de una mancha de sangre en la conjuntiva, que no es molesta pero que nos da un aspecto terrorífico al observarnos en el espejo, se trata en realidad de algo que en principio es inocuo llamado hemorragia subconjuntival, o sea, un acúmulo de sangre en la superficie del ojo, algo parecido a un cardenal en la piel. Generalmente, cualquier aumento de tensión arterial o simplemente, realizar un esfuerzo tan banal como estornudar, toser o, por ejemplo, sufrir estreñimiento, lo pueden provocar.

Se produce porque el sistema vascular de nuestro cuerpo es un todo, y el aumento de presión llega a los capilares del ojo y éstos se rompen. No obstante, también puede indicarnos patologías más graves como fallos en la coagulación e hipertensión arterial. Otras patologías generales que se manifiestan a través de los ojos son las del hígado y las de la vía biliar a través de la ictericia; es decir, la parte blanca del ojo, la esclera, adquiere un matiz amarillento por la acumulación de bilirrubina a ese nivel. Generalmente, cuando esto ocurre es porque existe una patología obstructiva a nivel de la vía biliar de carácter grave.

Otra característica de los ojos es la simetría del tamaño de las pupilas. Si una persona ha sido operada de alguna enfermedad en la vista, como unas cataratas, puede que tenga las pupilas levemente asimétricas. Pero si presenta una clara asimetría de los ojos puede tratarse de una enfermedad neurológica grave que precise control y tratamiento urgente. En ocasiones, determinados fármacos como la atropina o algunos insecticidas en contacto con el ojo pueden producir una dilatación de la pupila y crear confusión. El abuso de determinadas drogas también puede producir cambios en la forma de la pupila, ya sea haciéndolas puntiformes o dilatándolas, produciendo lo que técnicamente se denomina midriasis.

Cuando los ojos no están correctamente alineados, se producen los estrabismos. Dicha alteración de la coordinación de los ojos se debe detectar y corregir en la infancia ya que generalmente va asociado a lo que se conoce como ojo vago y la recuperación del mismo sólo va a ser posible en los primeros años de vida. En el caso de que esto apareciese súbitamente en la edad adulta puede indicar que tenemos un problema neurológico.

Esto se produce porque se paralizan los músculos que se encargan de mover los ojos en determinadas direcciones ya que los nervios que ordenan ese movimiento se alteran. Los pacientes diabéticos mal controlados son propensos a este tipo de patología. Generalmente, indica problemas a nivel de los pares craneales (nervios) que inervan esos músculos y su origen está en los núcleos del tronco del encéfalo o en el camino que llevan hasta el ojo en el interior del cerebro. Las causas que lo producen pueden ser por hemorragias tras traumatismos, aneurismas, tumores, etc.

En ocasiones no podemos abrir correctamente los ojos porque los párpados presentan las llamada ptosis. Puede tener muchas causas: degenerativa, neurológica, por problemas musculares, etc…    En pacientes ancianos se produce por fenómenos degenerativos en el párpado por laxitud de los tejidos que lo sostienen.

Otro signo importante de los ojos, que indica enfermedad tiroidea, es en la que los ojos parecen saltones. Ocurre ocho veces más en las mujeres que en los hombres, generalmente después de los 40 años. Existen otras patologías que producen este mismo síntoma, como son tumores, problemas inflamatorios de la órbita, alteraciones vasculares como la fístula carótido cavernosa, etc, pero siempre recomendamos acudir al especialista.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora