El daltonismo afecta más a hombres que a mujeres

El daltonismo, o ceguera para los colores, es una alteración visual genética que abarca desde cuadros leves de confusión rojo-verde hasta ceguera total para los colores con afectación de la agudeza visual. El tipo de herencia más frecuente es la herencia recesiva ligada al cromosoma X, por lo que presenta daltonismo un 8% de los varones frente a un 0,5% de las mujeres.

La Dra. Pilar Casas, de Vissum, explica que para comprender esta enfermedad debemos saber que la visión de los colores se consigue gracias a tres tipos de conos (o fotorreceptores retinianos): azules, verdes y rojos. Éstos, gracias a unos fotopigmentos, absorben la luz a diferentes longitudes de onda y transmiten la información por separado al cerebro, donde se formará el color según la diferente información que le llegue de cada cono.

Importancia de la detección del daltonismo:

Aunque no hay un tratamiento para curar el daltonismo, detectar aquéllas personas que presentan anomalías en la visión de los colores es algo importante por varias razones:

• Niños en edad escolar:

Puede generar ansiedad el retraso en la diferenciación de los colores en el niño. El conocer la anomalía permite desarrollar claves diferentes para discriminar los colores de forma adecuada.
Además, el color es una herramienta didáctica para identificar objetos o grupos de ideas, algo que puede poner en desventaja a un niño con un daltonismo no diagnosticado con respecto a los demás niños de su grupo.

• Adultos:

Entre uno de cada cinco y uno de cada tres adultos con daltonismo no son conscientes de su anomalía. Los pacientes que conocen su deficiencia en visión de colores serán capaces de encontrar herramientas adaptativas. Además, el conocimiento de una anomalía en la visión de los colores puede condicionar la elección de la carrera profesional.

Detección de alteraciones en visión de los colores:

En la consulta rutinaria de oftalmología se pueden realizar las pruebas de detección de daltonismo. Si en éstos se observa una anomalía se requerirán otras pruebas más específicas para determinar el tipo de anomalía concreta.
El test de Ishihara discrimina una deficiencia rojo-verde, la más frecuente. Para deficiencias tritán (conos azules), se requiere el test de Richmond HR 2002 o el test de Farnsworth F2.

Los tipos de daltonismo:

Ordenados de más frecuentes y menos severos a menos frecuentes y más severos son:

1. No funciona correctamente uno de los conos (tricrómatas anómalos) o no funciona en absoluto (dicrómatas). Ambos cursan con función visual por lo demás normal.
a. Tricrómatas anómalos: Funcionan los tres tipos de conos pero uno de ellos no funciona correctamente y los pacientes perciben los tonos de color alterados. La alteración funcional de los conos verdes o deuteranomalía es la más frecuente con una prevalencia de un 6% en varones y un 0,4% en las mujeres. El siguiente en frecuencia es la alteración del cono rojo o protanomalía (1% de los varones y 0,1% de las mujeres) y mucho menos frecuente la tritanomalía o alteración de los conos azules (0,01% tanto hombres como mujeres porque este tipo no se asocia al cromosoma X)
b. Dicrómatas: Similar a la anterior con mayor severidad. Protanopia o ausencia de función de conos rojos (1,01%, con mayor frecuencia en hombres), deuteranopia o ausencia de función de conos verdes (1.27%, con mayor frecuencia en hombres) y tritanopia o ausencia de función de conos azules (1 de cada 500)

2. Sólo funciona un tipo de cono (monocrómatas) Discriminación del color ausente.
a. Monocromatismo de conos azules: Sólo funcionan los conos azules. Herencia ligada a X. Afecta a 1 de cada 100.000. Agudeza visual afectada, fotofobia y nistagmus.
b. Monocromatismo de conos verdes. Sólo funcionan los conos verdes. Menos de 1 de cada millón.
c. Monocromatismo de conos rojos. Sólo funcionan los conos rojos. Menos de 1 de cada millón.

3. No funcionan los tres (acrómatas).
a. Monocromatismo de bastones y acromatopsia incompleta. Afectados los tres tipos de conos. Agudeza visual afectada. Herencia autosómica recesiva. 1 de cada 33.000-55.000.

Deficiencia de color rojo-verde:

Tradicionalmente se ha asociado el daltonismo a la dificultad de la percepción del rojo y el verde. Esto es debido a que la deuteranomalía y deuteranopía junto con la protanomalía y protanopía son las alteraciones más prevalentes.

Todas ellas se heredan de forma recesiva ligada al cromosoma X, por lo que lo portan las mujeres y lo manifiestan los varones. Más raramente lo manifiestan las mujeres si heredan dos cromosomas X afectados.
Los pacientes dicrómatas rojo o verde ven el mundo coloreado en amarillo, blanco y azul, con variaciones de saturación y brillo de estos colores. A la hora de distinguir las luces de un semáforo, podrán hacerlo gracias a la posición de éstas. La luz roja aparecerá marrón-anaranjada y la luz verde aparecerá blanca. Las señales de intermitencia las verán en amarillo. Los carteles con fondo verde los verán en color gris oscuro.
Los pacientes tricrómatas anómalos tendrán una variedad de formas clínicas entre la normalidad y la visión de los dicrómatas.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora