Ciencia. Compromiso. Visión.

Aniridia

Aniridia: Qué es, síntomas y el tratamiento de la Aniridia - Vissum

¿QUÉ ES LA ANIRIDIA?

La aniridia es una enfermedad congénita y hereditaria. Se conoce por este nombre porque el trastorno más evidente al nacimiento es la ausencia del iris, o anillo coloreado del ojo que rodea la pupila. Sin embargo, puede no limitarse a la propia aniridia e involucrar a otras partes del ojo. Generalmente afecta a ambos ojos, y es incompleta, pues en la mayoría de los casos existe un iris rudimentario que no ha llegado a desarrollarse.

El iris es el anillo coloreado del ojo que rodea a la pupila negra. Es una membrana contráctil situada detrás de la córnea y delante del cristalino, que se contrae o dilata, se abre o se cierra, dependiendo de la intensidad de luz que existe en el ambiente. Su función consiste en regular la cantidad de luz que debe entrar al globo ocular y llegar a la retina.

La aniridia presenta alteraciones asociadas, como glaucoma, degeneración corneal, nistagmo, catarata congénita, así como otras más graves e incapacitantes como el Síndrome Wagr o el Tumor de Wilms  que  suponen un mayor deterioro de la calidad de vida de los afectados y su entorno familiar.

SÍNTOMAS DE LA ANIRIDIA

  • Pupilas muy grandes desde el momento del nacimiento.
  • Fotofobia:  dificultad para controlar la luz que entra en el ojo puede desencadenar molestias en ambientes con iluminación fuerte.
  • Baja agudeza visual: debida a la falta de desarrollo del nervio óptico y la mácula.
  • Glaucoma: aproximadamente en la mitad de los casos, los ojos con aniridia tienen dificultades para eliminar el líquido del interior del ojo. Esto puede conducir a la elevación de la presión intraocular a largo plazo.
  • Nistagmo: movimientos oscilantes de los ojos y dificultad para la fijación de la visión
  • Pérdida de transparencia corneal (el tejido transparente que se encuentra en la parte más superficial del ojo): por la dificultad para regenerar las células que tapizan la superficie ocular.
  • Cataratas

 

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO DE LA ANIRIA

Enfermedad hereditaria, de origen genético (uno de cada cien mil), aunque hasta un tercio de los pacientes pueden no presentar antecedentes familiares. En algunos casos, la aniridia puede asociarse a la existencia de tumores de riñón.

 

¿SE PUEDE PREVENIR LA ANIRIDIA?

No puede ser prevenida al ser una enfermedad genética.

 

TRATAMIENTO

La aniridia carece de tratamiento en la actualidad, por lo que éste ha de limitarse al tratamiento de las complicaciones que conlleva. Son tratamientos complejos, por lo que generalmente requieren un abordaje multidisciplinar por un equipo de oftalmólogos especializados en cada una de las áreas oculares.