Ciencia. Compromiso. Visión.

Cataratas

¿QUÉ SON LAS CATARATAS DE LOS OJOS?

Una catarata es la pérdida de transparencia del cristalino,  lente que se encuentra en el interior del ojo y que tiene como función cambiar el enfoque en objetos lejanos y cercanos,  haciendo que la luz se enfoque correctamente en la retina.

Si comparamos el ojo con una cámara fotográfica, el cristalino sería una de las lentes que forman el objetivo de la misma, y la catarata una situación parecida a la que ocurriría si esta lente estuviese sucia o deteriorada.

Esta pérdida de transparencia forma parte del envejecimiento natural del ojo. Así, a partir de los 70 años podemos decir que más del 60% de personas las padece.  La única solución para las cataratas es la cirugía.

En algunos casos las cataratas se presentan desde el nacimiento, cataratas congénitas, y deben ser operadas en estos bebés para permitir que el desarrollo de la función visual se complete. Suelen aparecer asociadas a otras enfermedades.

SÍNTOMAS 

  • Cambios frecuentes en la graduación de las gafas
  • Sensación de visión borrosa que aumenta con el tiempo
  • Deslumbramientos en ambientes con iluminación muy intensa
  • Atenuación en el brillo y color de los objetos
  • Facilidad repentina para leer sin gafas cuando antes eran necesarias
  • Diplopía, visión doble, sólo con un ojo

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

  • Edad madura, a partir de 60-65 años
  • Inflamaciones oculares
  • Traumatismos oculares
  • Alta miopía
  • Tratamientos prolongados con corticoides
  • Exposición prolongada a la luz solar,  a otro tipo de radiaciones o altas temperaturas (esquiadores, c sopladores de vidrio, trabajadores de altos hornos…)
  • Enfermedades metabólicas (diabetes, hipotiroidismo, hipercalcinemia…)

PREVENCIÓN

Evitar las exposiciones al sol, a radiaciones altas y altas temperaturas de manera prolongada y sin la protección ocular adecuada.

TRATAMIENTO

Las cataratas solo pueden ser corregirlas con cirugía: se realiza una pequeña incisión en la córnea a través de la cual se absorbe la catarata (el cristalino opaco) y se sustituye por una lente intraocular. En algunos casos esta lente será multifocal y podrá corregir también posibles defectos de refracción existentes previamente como la miopía o la hipermetropía.

Las últimas técnicas quirúrgicas, como  la cirugía microincisional,  permiten extraer la catarata a través de una incisión no superior a 1.5 mm de espesor, con lo que el paciente recupera su visión inmediatamente después de la operación. La cirugía de microincisión implica una mayor seguridad en la intervención, ya que disminuye considerablemente de los riesgos y complicaciones que se pueden derivar de la misma, debido precisamente a esta incisión de menor tamaño. Además, esta técnica ha propiciado la aparición de una nueva generación de lentes intraoculares que pueden ser introducidas en el ojo a través de una incisión de un milímetro y medio.

La operación dura unos 20 minutos, y se realiza con anestesia local o tópica (por gotas). El paciente no necesita hospitalización. Es una intervención muy segura y con resultados excelentes, que se perciben desde el primer día.