Degeneración macular asociada a la edad – DMAE

¿QUÉ ES LA DEGENERACIÓN MACULAR?

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad degenerativa que afecta a la mácula, parte de la retina en la que reside el 90% de la visión, provocando una pérdida de la visión central.

Es una enfermedad degenerativa que se manifiesta de dos formas diferentes: seca o atrófica y exudativa o húmeda. En la primera se produce una pérdida de visión lenta y progresiva, y en la segunda la pérdida de visión es súbita: de repente se nota una pérdida de visión, y se ve una mancha en el centro del campo visual o se ven distorsionadas las imágenes.  La forma seca o atrófica es la más común (85% de los casos aproximadamente) y avanza de forma lenta. La forma húmeda o exudativa es la menos frecuente (15%) y avanza de forma rápida.

Las personas que sufren DMAE tiene problemas para conducir, leer, ver la televisión, reconocer las caras de sus familiares y amigos, así como realizar todo tipo de actividades que requieran una buena agudeza visual.

Para una detección precoz es necesario realizar exámenes oculares cada año y más frecuentes en caso de que el especialista en retina vea signos de riesgo.  Esto es especialmente importante si el paciente tiene más de 55 años o si su familia tiene antecedentes de enfermedades de la retina.

La degeneración macular es la primera causa de ceguera en la población con edad superior a 50 años en los países desarrollados y su prevalencia aumenta con la edad, hasta el punto de que en los mayores de 75 años el riesgo se multiplica por cuatro. Esta patología la padecen más de 750.000 españoles mayores de 65 años.

 

SÍNTOMAS DE LA DEGENERACIÓN MACULAR

La degeneración macular es una enfermedad ocular que no produce dolor ni ningún tipo de molestia, salvo la pérdida de visión central o la aparición de una mancha central que impide que ver los detalles. Los síntomas más comunes de la degeneración macular son:

– Las palabras de los textos se ven borrosas, sobre todo donde fijamos la vista.

– Las líneas rectas aparecen distorsionadas, con curvas, especialmente en el centro de la visión.

– La aparición de una zona oscura o vacía en el centro de la visión, que nos sigue allá donde fijamos la mirada.

CAUSAS

Por desgracia no se conoce con exactitud cuál es la causa de la DMAE. Es una enfermedad degenerativa multifactorial, intervienen muchos factores y el fundamental es la edad: los tejidos envejecen, y entre ellos la retina. Se sabe que hay una cierta relación con factores genéticos, y por ello se están estudiando distintos genes que pueden estar implicados en la aparición de la enfermedad.

FACTORES DE RIESGO

Entre los factores de riesgo destacan:

  • La edad
  • Los antecedentes familiares
  • Los ojos de colores claros
  • La forma exudativa es más común en mujeres

PREVENCIÓN

Para la prevención es muy importante la toma de antioxidantes: llevar una alimentación rica en fruta y verdura, sobre todo verdura verde como grelos, espinacas o brócoli, donde hay dos elementos muy importantes pro-vitamina A, como son la ceasantina y la teofilina. También podemos encontrar este tipo de pigmentos en la yema de huevo.

Es importante protegerse de la luz solar con gafas oscuras con tengan el filtro solar adecuado.

El tabaquismo aumenta el riesgo de sufrir esta enfermedad y los fumadores activos tienen también una peor respuesta al tratamiento. El riesgo para los fumadores es de 2,4 veces mayor que los no fumadores y, si además se une el riego genético, aumenta hasta 34 veces según los últimos estudios. Los fumadores activos responden también peor al tratamiento.

TRATAMIENTO

Una vez que la enfermedad aparece, necesitamos ya tratamientos de estas fases avanzadas de la DMAE.

Estas inyecciones han mejorado de forma importante el pronóstico visual de los pacientes ya que consiguen estabilizar la visión en la mayor parte de los casos y mejorarla de forma importante en un 40%. Se realizan además con unas agujas muy finas y poco molestas.

Hay distintos tipos de fármacos que están aprobados para su uso intravítreo en la DMAE; unos tienen efectos más duraderos que otros, unos han sido investigados hace años, otros más recientemente, pero todos ellos producen unos resultados muy buenos. El problema que plantean es que son tratamientos temporales, tienen un efecto de uno o dos meses, pero después desaparecen de la cavidad vítrea. Se está trabajando en obtener sistemas de medicación retardada de este medicamento para no tener que inyectar tan frecuentemente. A pesar de las inyecciones repetidas son medicamentos muy bien tolerados.

El tratamiento de la DMAE no admite esperas: en el momento en que se reactiva la enfermedad, o incluso antes, es imprescindible tratarla de forma apropiada para evitar pérdidas de visión irreversibles.

En VISSUM, los pacientes afectados por degeneración macular tienen también a su disposición la terapia fotodinámica, un tratamiento que está indicado en algunas formas de la enfermedad. Consiste en la aplicación de una inyección intravenosa de un producto inactivo, sensible a la luz y que tiene una especial fijación en zonas lesionadas de la retina. Al cabo de 15 minutos, este producto se activa mediante un láser especial que no afecta a la retina sana.

 

Desde la Unidad de Baja Visión, los pacientes tienen a su disposición las más avanzadas ayudas ópticas y electrónicas, que permiten a muchos pacientes mejorar la visión y poder volver a firmar documentos, revisar facturas, e incluso leer.

El Departamento de I+D+i de VISSUM participa en estudios de investigación con nuevos fármacos para el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad en su forma seca.

 

Especialidad oftalmológica: Retina y Vítreo

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora