Desprendimiento de retina

¿QUÉ ES UN DESPRENDIMIENTO DE RETINA?

Un desprendimiento de retina consiste en la separación de la retina -membrana que recubre el interior del ojo- de las capas vasculares sobre las que se asienta y que la nutren, llamadas coroides.

La función de la retina es muy importante: enfoca la luz y las imágenes, y las convierte en impulsos eléctricos que después llegan al cerebro a través del nervio óptico. La retina es una estructura muy especializada, considerada parte del sistema nervioso central. Es un tejido que no se regenera.

Cuando se produce un desprendimiento de retina percibimos un velo negro que cubre de forma parcial el campo visual, a modo de cortina, generalmente de forma súbita.  Aunque es más probable que el desprendimiento de retina suceda en personas de más de cuarenta años, puede darse a cualquier edad y debe ser tratado urgentemente, ya que puede producir  una pérdida irreversible de la visión.

En función de las causas, pueden distinguirse entre tres tipos de desprendimientos de retina:

1. Regmatógeno: causado al formarse agujeros en la retina a través de los cuales pasa líquido y se desprende. El desprendimiento de retina regmatógeno es el más frecuente.

2. Traccional: causado por membranas, generalmente fibrosas o fibrovasculares que tiran de la retina y la separan de la coroides.

3. Exudativo: causado por vasos anormales que crecen debajo de la retina, por tumores o por inflamación, que permiten el acúmulo de líquido debajo de la retina.

A menudo suceden también desprendimientos de retina por traumatismos oculares, y entre ellos son frecuentes los que están relacionados con la práctica de determinados deportes de contacto, con accidentes de tráfico o con accidentes laborales. Como consecuencia del impacto la forma del ojo cambia de forma brusca, lo que induce una rotura en la retina. A través de esta rotura pasa líquido situado en el interior del ojo, y la retina se desprende, separándose de las capas internas que la nutren.

Las personas con miopía magna o alta miopía (aquella superior a  6 dioptrías) se estima que tienen un riesgo de hasta diez veces superior de sufrir un desprendimiento de retina, debido a que su retina periférica puede presentar determinadas degeneraciones que predisponen a ella. Los altos miopes deben por tanto realizarse revisiones oftalmológicas anuales.

SÍNTOMAS DEL DESPRENDIMIENTO DE RETINA

El desprendimiento de retina hace que veamos un velo o cortina negra que cubre parte del campo visual. Previamente pueden haberse percibido otros síntomas, como destellos de luz o fogonazos,  y manchas negras que flotan en el campo visual. Los síntomas de alarma del desprendimiento de retina son los síntomas propios del desprendimiento del gel vítreo (gel viscoso que hay dentro del ojo y que está  anclado a la retina).

Con la edad, o en determinadas circunstancias como en la miopía, tras cirugía de cataratas o traumatismos oculares, el vítreo se desprende de su anclaje posterior y puede ocasionar roturas en la retina. En ocasiones estos síntomas no son muy intensos o no se les da importancia, pudiendo evolucionar hacia un desprendimiento de retina.  Los principales síntomas del desprendimiento del gel vítreo a los que hay que prestar atención son:

– Las fotopsias o destellos de luz que se visualizan con los ojos abiertos en la oscuridad.

– Las miodesopsias, comúnmente llamadas moscas volantes, que son manchas visibles sobre todo en situaciones de mucha claridad y que se mueven en la dirección en la que se dirige la mirada.

Si aparecen estos síntomas debemos acudir a un oftalmólogo experto en retina,  quien con un tratamiento láser en las lesiones de la retina evitará que  evolucionen hacia un desprendimiento de la misma.

CAUSAS

  • Agujeros o roturas en la retina
  • Membranas que traccionan de la retina
  • Lesiones con vasos anormales que permiten el acúmulo de líquido debajo de la retina

FACTORES DE RIESGO

  • Traumatismos oculares o cirugías, en el desprendimiento de retina regmatógeno (con paso de líquido)
  • Retinopatía diabética progresiva, en los casos de desprendimientos de retina traccionales
  • Degeneración macular asociada a la edad (DMAE), en desprendimientos de retina de carácter exudativo
  • Alta miopía

PREVENCIÓN

Acudir a la consulta del oftalmólogo especialista en retina en cuanto comienzan los signos de desprendimiento vítreo. Hacer revisiones periódicas de la retina para descartar otros factores que pueden asociarse a desprendimiento de retina.

TRATAMIENTO

  • El desprendimiento de retina regmatógeno es quirúrgico. Consiste en cerrar los agujeros en la retina a través de los cuales pasa líquido y la desprende. Este tratamiento quirúrgico a veces se aborda por fuera del ojo y otras veces por dentro del ojo mediante una compleja técnica llamada vitrectomía.
  • En el desprendimiento traccional la cirugía consiste en la eliminación de todas las tracciones que separan la retina de las capas externas.
  • En el desprendimiento de retina exudativo, aunque en ocasiones requiere el abordaje el quirúrgico, en la mayor parte de los casos el tratamiento consiste en la inyección de fármacos dentro del ojo o la aplicación de láser.

Preguntas frecuentes: Desprendimiento de retina

Especialidad oftalmológica: Retina y Vítreo

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora