Lagrimeo o epífora

¿QUÉ ES LA EPÍFORA O LAGRIMEO?

La llamada epífora ocular es el lagrimeo constante en el adulto,  uno de los síntomas que más frecuentemente ocasiona consultas oftalmológicas.

SÍNTOMAS DE LA EPÍFORA O LAGRIMEO

El principal síntoma es que el ojo llora más de lo habitual. En algunos casos, cuando existe obstrucción en el drenaje, puede producirse una infección del saco lagrimal o lo que se conoce como dacriocistitis, con enrojecimiento, dolor e inflamación del canto interno del ojo.

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

Las causas de lagrimeo pueden ser debidas a un aumento en la producción lagrimal o a una obstrucción o insuficiencia del sistema de drenaje. Es más frecuente en personas mayores de 60 años y más en mujeres, probablemente debido a causas anatómicas.

TRATAMIENTO

El tratamiento va a depender del tipo de lagrimeo. Primero se debe valorar la superficie ocular para descartar problemas que puedan ocasionar una hiperproducción de lágrimas, muchos de los cuales pueden ser tratados con colirios tópicos.

En casos de obstrucción en el conducto nasolagrimal, el tratamiento es en su mayoría quirúrgico. La intervención se llama dacriocistorrinostomía (DCR). Esta técnica consiste en crear un nuevo paso (by-pass) entre el saco lagrimal y la nariz, para que las lágrimas lleguen a la misma sin pasar por la zona obstruída. Otros casos, donde la obstrucción es de la vía lagrimal alta, son ligeramente más complejos y requieren de otros procedimientos.

Esta cirugía ocular en general se lleva a cabo de forma ambulatoria con anestesia local y sedación. Los oftalmólogos especialistas en cirugía plástica  y reparadora ocular se encargan de tratar y corregir todos aquellos problemas que afectan a los párpados, vías lagrimales y órbita ocular.

Especialidad oftalmológica: Cirugía plástica ocular

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora