Ciencia. Compromiso. Visión.

Orbitopatia tiroidea

Oftalmopatía tiroidea: Qué es, causas, tratamiento - Vissum

¿QUÉ ES LA ORBITOPATÍA TIROIDEA?

La orbitopatía tiroidea es una enfermedad autoinmune que afecta a los tejidos de la órbita ocular, como párpados, grasa, músculos oculares y otros tejidos blandos que rodean al ojo, en personas con enfermedades  de tiroides.

Se da principalmente en personas que sufren hipertiroidismo, pero no siempre es así.

 

SÍNTOMAS DE LA ORBITOPATÍA TIROIDEA

Los síntomas más frecuentemente reconocibles

  • Fotofobia (molestias y dolor causados por la luz)
  • Irritación ocular
  • Dolor y ojo rojo, sobre todo en la fase activa de la enfermedad
  • Retracción de los párpados superiores e inferiores, ptosis o párpado caído
  • Protrusión del globo ocular (exoftalmos)
  • Aumento de las bolsas grasas
  • Edema de párpados
  • Aumento de la presión intraocular
  • Visión doble por afectación de los músculos oculares
  • Afectación de la visión (ya sea por problemas corneales o por afectación del nervio óptico).

 

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

Las personas que padecen orbitopatía tioroidea con frecuencia presentan alteraciones tiroideas, que pueden manifestarse antes, durante o después de los síntomas orbitarios. En algunos casos existen la enfermedad orbitaria sin que se desarrolle la enfermedad tiroidea.

Entre los factores de riesgo más frecuentes se encuentran:

  • Hipertiroidismo
  • Sexo femenino
  • Edad avanzada
  • Tabaquismo
  • Haber recibido tratamiento con radioyodo para el tiroides
  • Enfermedades autoinmunes

 

TRATAMIENTO DE LA ORBITOPATÍA TIROIDEA

El tratamiento es diferente en la fase activa y en la fase inactiva o de secuelas.

  • En la fase activa de la enfermedad están indicados los tratamientos antinflamatorios como los corticoides e inmunosupresores.
  • En la fase inactiva están indicados los tratamientos quirúrgicos para conseguir una rehabilitación del paciente afectado con secuelas. En esta fase ya no hay componente edematoso y si fibrosis. Las secuelas ya se han establecido y los tratamientos con fármacos no van a mejorarlas, y se recurre a la cirugía.

Entre dichas intervenciones se encuentran la descompresión orbitaria, la cirugía del estrabismo y la cirugía de los párpados. El tratamiento de cada caso debe ser personalizado y realizado por un oftalmólogo especialista en cirugía plástica y reparadora ocular.