Ciencia. Compromiso. Visión.

Uveítis

Uveítis: Que son, tratamiento, causas, síntomas - Vissum

¿QUÉ ES LA UVEÍTIS?

La uveítis es una inflamación intraocular de una de las capas que forman el ojo: la úvea.  Puede afectar específicamente a una o a más partes de ésta: el iris (parte pigmentada del ojo), el cuerpo ciliar (detrás del iris, el responsable de formar el líquido que mantiene la presión del ojo) y la coroides (capa vascular que se encuentra debajo de la retina).

La uveítis es una enfermedad compleja, que puede responder a múltiples causas. La inflamación dentro del ojo puede afectar a la vista permanentemente, o incluso llevar a la ceguera si no es tratada correctamente.

Es una enfermedad poco frecuente, pero de especial relevancia porque afecta a pacientes jóvenes principalmente, entre los 20 y 40 años. Es una enfermedad que tiende a reaparecer, por lo que debe tratarse como una enfermedad crónica con intervalos de tiempo en los que no da síntomas. Es clave que el paciente realice un buen seguimiento tanto a nivel de consultas, como en el tratamiento.

SÍNTOMAS DE LA UVEÍTIS

  • Ojo rojo
  • Dolor ocular
  • Pérdida de visión
  • Fotofobia (molestias por la luz)

 

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO DE LA UVEÍTIS

El estudio de las causas de uveitis tiene que ser minucioso e individualizado según las manifestaciones clínicas y es de gran complejidad. Las principales causas se resumen en tres grupos:

  • Infecciones
  • Autoinmunes
  • Neoplásicas

Como principales factores de riesgo encontramos:

  • La edad: más frecuente en jóvenes con edad media alrededor de los 40 años
  • Enfermedades reumáticas, principalmente la artritis idiopática juvenil
  • Enfermedades autoinmunes como sarcoidosis, lupus
  • Inmunodepresion: SIDA

 

¿SE PUEDE PREVENIR LA UVEÍTIS?

No existe manera de prevenir, lo más importante es el diagnostico precoz.

 

TRATAMIENTO DE LA UVEÍTIS

El tratamiento de las uveítis requiere el uso de medicación sistémica potente (anti-inflamatorios, esteroides, inmunomoduladores y antimetabolitos) de difícil manejo, sobre todo para médicos no habituados a las mismas.

Como la base de la mayoría de las uveítis es la autoinmunidad, se utilizan medicamentos moduladores de esta inmunidad, empezando con los corticoides (en gotas o sistémicos), antiinflamatorios no esteroideos, inmunomoduladores y en algunos casos fármacos antineoplasicos. Se busca que no exista nada de inflamación, con el fin de que no se produzca ningún daño para el ojo a largo plazo.

Las uveítis tienden a ser recurrentes (vuelven a aparecer), por lo que debemos considerarlas un proceso crónico con intervalos sin síntomas.