Contáctenos ✉ | Madrid - 911 102 109 | Alicante - 965 154 062 | Albacete - 967 101 815
Ciencia. Compromiso. Visión.

“Nos aguarda una verdadera epidemia de miopía”

Epidemia de miopía Hace unos días, Carlos Herrera y todo su equipo de Herrera en Cope vinieron hasta Vissum Mirasierra para hacer en directo su programa desde nuestro centro de Madrid. Teníamos muchas cosas que contar aprovechando que hemos cumplido 35 años desde nuestro nacimiento en Alicante y Albacete y que acabamos de unir toda nuestra actividad en Madrid en Mirasierra, una zona privilegiada de la capital.

La entrevista que el reputado conductor de radio hizo a nuestro director médico, el Dr. José María Ruiz Moreno, dejó titulares jugosos y muchos mensajes que reflejan la pasión con la que se trabaja y se investiga en Vissum y por qué nos hemos convertido en referente internacional en Oftalmología:

 

Epidemia de miopía

Los especialistas en Oftalmología están verdaderamente alarmados por lo que califican de “epidemia” en esta especialidad médica: la miopía. Este trastorno de la visión se ha convertido ya en un auténtico problema de salud pública en Asia y especialistas como nuestro director médico no dudan en augurar algo parecido en Occidente en los años venideros.

¿Cuáles son las causas del aumento exponencial de la miopía que no se justifica ni por la genética ni por otras circunstancias? Dos fundamentalmente: la sobreexposición a las pantallas de los dispositivos móviles y la falta de actividad al aire libre.

La vida moderna prácticamente nos impone estar delante de pantallas durante muchas horas al día. Teléfonos móviles, tabletas, ordenador… que necesitamos para trabajar y que nuestros pequeños, además, usan no solo en el colegio, sino también en sus horas de ocio están contribuyendo decisivamente a agravar el problema de miopía en dos sentidos: uno no por la pantalla en sí, sino por el exceso de trabajo en visión próxima y otro por que estar demasiado tiempo con estos dispositivos resta horas de actividad al aire libre, un factor fundamental para cuidar nuestra vista.

Hacer demasiado trabajo en visión próxima altera la capacidad de acomodación del ojo, una facultad necesaria para enfocar a distintas distancias y ver los objetos lejanos. “Hay muchos trabajos que demuestran que exponerse a la luz natural y pasar tiempo al aire libre hace que nuestro ojo se ejercite y trabaje para ver bien a distancias medias y largas, además de cortas y eso mejora la acomodación y previene en cierta medida la progresión de la miopía que estamos viendo actualmente en nuestras consultas”, describe el Dr. Ruiz Moreno.

 

Quitarse las gafas ¿Todo el mundo es operable?

El Dr. Ruiz Moreno trasladó un mensaje claro en Herrera en Cope: “No se puede frivolizar con el hecho de quitarse las gafas porque el paciente miope que se opera para prescindir de las gafas o las lentes de contacto sigue siendo miope después de la operación”. ¿Qué quiere decir esta afirmación? Pues que la intervención quirúrgica, ya sea mediante láser o gracias a lentes intraoculares, corrige el defecto de refracción que impide al miope ver nítidamente los objetos, pero no elimina el resto de complicaciones asociadas al ojo con alta miopía, como por ejemplo el desprendimiento de retina, y tampoco impide el desarrollo de otros problemas oculares como las cataratas o la presbicia, que están ligados al envejecimiento.

Para el resto de problemas existen tratamientos y cirugías que el paciente miope puede llegar a necesitar debido a su patología ocular, independientemente de que se haya operado o no para deshacerse de sus dioptrías. “La cirugía es una alternativa fantástica y ofrece muy buenos resultados, pero no debemos perder de vista lo importante, que es cuidar del resto de la visión”, afirmaba nuestro director médico.

Esta información ha de trasladarse al paciente de manera clara y rigurosa antes de la intervención. Asimismo, hay que asegurarse de que comprende que se trata de una intervención quirúrgica y que no se pueden banalizar ni los procedimientos, ni los riesgos ni las posibles complicaciones. “Tenemos que dejar claro al paciente que aunque la cirugía refractiva le facilite la visión sin esa prótesis que son las gafas o las entillas, debe seguir acudiendo a revisión periódicamente para valorar el resto de riesgos asociados a la miopía”, insistía el Dr. Ruiz Moreno.

quitarse las gafasMás sobre la banalización de la Oftalmología:

 

Desprendimiento de retina

El director médico de Vissum no dejó pasar la oportunidad de explicar cómo ha avanzado la cirugía oftalmológica en algo tan frecuente y a la vez tan grave como es el desprendimiento de retina.

Todas las estructuras del ojo trabajan para que la imagen que vemos se forme en la retina; la capa que tapiza la parte posterior del ojo que no es otra cosa que la extensión del cerebro encargada de captar los estímulos visuales que recibimos del exterior. Por diferentes causas (alta miopía, fundamentalmente, pero hay otras) el humor vítreo que mantiene la retina pegada a la parte posterior del ojo puede desgarrarse o desprenderse, lo que deja al paciente sin visión.

Hace cuarenta años, la cirugía que se practicaba era, en palabras del Dr. Ruiz Moreno, “muy burda en la que se intentaba pegar la retina y esperar a ver qué pasaba”. Actualmente, esta intervención ha experimentado una revolución espectacular gracias al desarrollo de instrumental quirúrgico extremadamente pequeño para poder entrar en el ojo y de tecnología de imagen que permite al cirujano tener un campo de visión extraordinariamente preciso; tanto que la sensación es como de haber encogido para viajar por el interior de la cavidad ocular.

“Es apasionante hacer un recorrido y analizar cómo hemos avanzado, cómo podemos manipular la retina, ponerla en su sitio, fijarla, desprenderla si es necesario para eliminar sangre que haya debajo, volverla a colocar… y todo ello entrando por tres agujeros diminutos practicados cerca de la córnea para operar desde dentro de la cavidad ocular y manejando el dispositivo de vitrectomía con las manos [instrumental que está introducido dentro del ojo] y con los pies [velocidad de corte, aspiración, luz, láser…]”, explicaba nuestro experto que además aseguraba ante los micrófonos de un atónito Herrera que “no duele nada porque el paciente está sedado y además con anestesia dormimos la órbita ocular entera haciendo que los músculos no trabajen y el nervio óptico no vea”.

cirugía ocularMás sobre desprendimiento de retina

 

Microcirugía ocular

Por todo ello, el director médico de Vissum no duda en señalar que el tratamiento quirúrgico de las patologías oculares es quizá el área en el que más se ha avanzado “no solo desde el punto de vista técnico, donde prácticamente no se hace nada tal y como lo aprendimos cuando empezábamos nuestras carreras; también se ha mejorado extraordinariamente en cuanto a comodidad del paciente”.

En este sentido, cabe destacar que toda la cirugía oftalmológica se lleva a cabo en poco tiempo (desde cinco minutos a poco más de media hora) y con carácter ambulatorio, de forma que el paciente no queda ingresado, sino se marcha a casa por su propio pie. Además, recupera la visión progresivamente pero rápidamente a medida que pasan los efectos de la anestesia y puede empezar a trabajar la acomodación. “Hace años, un paciente con desprendimiento de retina estaba en la cama dos semanas; eso es historia”.

 

terapia génicaTerapia génica en Oftalmología

El futuro más inmediato en Oftalmología es, en opinión del Dr. Ruiz Moreno, “sin lugar a dudas, la terapia génica”. En este sentido, el especialista hace una clara apuesta por la individualización de los tratamientos médicos y quirúrgicos combinados y adaptados según el genoma de cada paciente para ofrecerle la mejor solución posible para su problema ocular.

Estos procedimientos están dejando de ser Ciencia ficción para ser única y exclusivamente Ciencia. Para demostrarlo, Ruiz Moreno habló de la Amaurosis Congénita de Leber (LCA, según sus siglas en inglés). Esta retinopatía de origen genético se caracteriza por la pérdida severa de conos y bastones después del nacimiento. Esta degradación de los fotorreceptores de la retina implicados, respectivamente, en la agudeza visual y en la visión periférica deja a los niños ciegos desde sus primeros meses de vida.

Pues bien, esta enfermedad tiene “curación absoluta” gracias a una inyección aplicada debajo de la retina de un fármaco de terapia génica. “Es el medicamento más caro del mundo actualmente. Consiste en una sola inyección por ojo y consigue que una persona que hubiera sido ciega sea alguien con una visión prácticamente normal”, refiere Ruiz Moreno que, además, aprovechó para anunciar la presencia del equipo de investigadores estadounidenses que ha desarrollado este medicamento en el próximo Congreso de la Sociedad Española de Retina y Vítreo que nuestro director médico también preside.

Sin duda, un motivo más que suficiente para estar muy pendientes de esta cita científica. En Vissum lo estaremos… y te lo contaremos.

También te interesa: