Ciencia. Compromiso. Visión.

Qué es y para qué sirve el humor vítreo de nuestros ojos

humor vítreoEl humor vítreo es la estructura transparente que conforma el relleno del globo ocular. Está situado entre la cara posterior del cristalino y el interior de la retina y su textura densa y gelatinosa es la que confiere al ojo su consistencia característica.

Las funciones principales del humor vítreo son mantener la forma más o menos esférica del globo ocular, proteger las distintas capas de posibles traumatismos y hacer de soporte uniforme para que las imágenes se reflejen nítidamente en la retina, la capa del ojo encargada de transmitir la información necesaria al cerebro para que este interprete la información sensorial que entra en el ojo a través de la pupila.

A pesar de que en muchas ocasiones se confunde con el humor acuoso, situado entre el cristalino y la córnea, lo cierto es que el humor vítreo es más denso. Esta estructura de relleno ocupa las cuatro quintas partes del volumen total del globo ocular y se compone de tres partes:

  • Hialoides. También llamada membrana hialoidea, es una membrana muy fina que rodea el humor vítreo. Esta capa se divide en dos: hialoides posterior y anterior.
  • Córtex. Es la zona periférica del humor vítreo. Su consistencia es más densa que en el resto de esta zona ocular.
  • Vítreo central. Como indica su nombre, está situada en el centro del globo ocular y su consistencia es algo más líquida.

 

Composición del humor vítreo del ojo

El humor vítreo está compuesto, en un 99% de agua; de ahí su transparencia. El 1% restante está formado por pequeñas fracciones de sales minerales como el cloro, el sodio y el potasio, además de colágeno, ácido hialurónico y proteínas.

El humor vítreo no está vascularizado. Es decir, no cuenta con vasos sanguíneos encargados de irrigarlo. Esta circunstancia hace que el análisis del humor vítreo sea muy útil en ciertos procedimientos clínicos postmortem, como establecer la hora de la muerte o comprobar la presencia de alcohol y drogas en el organismo.

El hecho de no tener riego sanguíneo, hace que esta zona del ojo sea muy resistente a la putrefacción. Durante las primeras horas posteriores al fallecimiento se produce un aumento de los niveles de potasio y una bajada de los de sodio. La extracción de una pequeña cantidad de humor vítreo a través de una punción en la parte posterior del globo ocular permite calcular con cierta precisión a qué hora falleció el paciente al que se realiza la autopsia.

 

Evolución y mantenimiento del humor vítreo

El humor vítreo del ojo se forma en la fase embrionaria y, a diferencia de la mayoría de las estructuras del organismo, que se van renovando a lo largo de la vida, esta no lo hace. En ese caso ¿cómo se nutre o cómo se mantiene en buen estado?

Para este cometido, el humor vítreo cuenta con células fagocíticas que ejercen de agentes limpiadores para eliminar los detritus y las sustancias de desecho que pueden acumulares en su interior. De esta forma, se asegura su transparencia y se favorece a nitidez de las imágenes que percibimos.

 

Problemas que pueden afectar al humor vítreo

La mayoría de estructuras del ojo deben ser lo más transparentes posible para que la calidad de la visión sea óptima y para que percibamos las imágenes de la manera más clara y nítida posible. Cuando esto no es así, podemos sufrir diferentes trastornos visuales de diferente consideración.

Moscas volantes

En el caso del humor vítreo, una de las alteraciones más frecuentes derivadas de la pérdida de transparencia es la aparición de las llamadas moscas volantes. Estas manchas, llamadas miodesopsias son pequeñas manchas o sombras que percibimos dentro de nuestro campo visual como pequeñas partículas flotantes en forma de tela de araña, puntos o hilos.

Estas moscas volantes se deben a condensaciones que se producen en el humor vítreo. Al ser mucho más opacas que el resto del humor vítreo, proyectan una sombra cuando la luz entra en el ojo y lo atraviesa hasta llegar a la retina.

Normalmente, y a pesar de la preocupación que despiertan en los que las experimentan por primera vez, las miodesopsias no revisten ninguna gravedad. No obstante, si el número de manchas va en aumento o se acompañan de destellos de luz (fotopsias) es conveniente consultar con un oftalmólogo para descartar lesiones en la retina, ya que éstas sí pueden tener consecuencias severas para la visión.

Desprendimiento de vítreo

Otro de los problemas frecuentes que pueden afectar al humor vítreo es su desprendimiento. En realidad, el desprendimiento de vítreo es una alteración que suele estar asociada a la edad y se debe a que, con el paso de los años, el humor vítreo va perdiendo su consistencia gelatinosa y empieza a ser una estructura más líquida. Cuando esta zona se colapsa, hace que la hialoides se separe de la retina, dando lugar al desprendimiento de vítreo.

El desprendimiento de vítreo puede estar asociado a la alta miopía, ya que el ojo miope presenta una mayor elongación. Este abombamiento en su forma ejerce un efecto de tracción que, cuando es excesiva, puede causar este tipo de complicaciones.

Asimismo, los traumatismos, las cirugías oculares o ciertos procesos inflamatorios como la uveítis también pueden estar detrás de un desprendimiento de vítreo.

Por regla general, esta alteración no es grave y no requiere tratamiento específico. Sin embargo, el desprendimiento de vítreo puede causar sangrado o hemorragia si al desprenderse tira de la retina (la capa a la que está adherida en su cara interior). A veces, además de estos sangrados puede producirse un desprendimiento de retina si en su caída, el humor vítreo arrastra la retina consigo. En ese caso, el paciente aprecia una especie de velo o cortina en su campo de visión y debe buscar ayuda urgente para colocar la retina en su sitio.

Si el desprendimiento del gel vítreo ocasiona agujeros o desgarros, puede llevarse a cabo el tratamiento con láser para sellar y reforzar la zona afectada de la retina y evitar que se desprenda.

Pérdida de transparencia

Finalmente, el humor vítreo también puede volverse más opaco como consecuencia de hemorragias asociadas a patologías como la retinopatía diabética, en cuyo caso puede ser necesaria una vitrectomía, una intervención quirúrgica que se practica para reparar lesiones de la retina y el vítreo.