¿Es cierto que los miopes son más inteligentes?

inteligencia y miopíaLa idea de que los miopes son más inteligentes no es nueva. De la relación entre inteligencia y miopía empezó a hablarse ya en 1958, cuando la revista American Journal of Optometry and Archives of American Academy of Optometry publicó un trabajo cuyo hallazgo fundamental era que los niños estadounidenses con miopía tenían un cociente intelectual superior a la media. Desde entonces, se han sucedido múltiples investigaciones que han llegado a conclusiones similares.

En ellas se ha tratado de dilucidar no solo si esa relación entre inteligencia y miopía era real o se trataba más bien de una asociación puntual en un estudio aislado. Además, se ha profundizado en los motivos que podrían explicar este fenómeno y, sobre todo, en ver si en realidad tener una inteligencia privilegiada está en el origen de este defecto de refracción que los más listos acaban desarrollando por dedicarle más horas al estudio y a la lectura, muchas veces en condiciones no muy buenas en cuanto a la iluminación el tamaño de la letra que se lee…

Pues bien, parece ser que inteligencia y miopía comparten un vínculo sólido, pero que esta unión no se debe a que las personas más dotadas intelectualmente se dejen los ojos estudiando, en este caso casi de manera literal. Al menos, eso es lo que han concluido las investigaciones más notables al respecto, recogidas hace un par de años en una revisión publicada en la revista Journal of Opthalmology.

Esta revisión recopiló trabajos en los que quedaban patentes hallazgos tales como que los escolares con mayor cociente intelectual presentan tasas de miopía mucho más altas que sus compañeros de clase con una inteligencia media. Asimismo, investigaciones llevadas a cabo con muestras extraídas de asociaciones similares a Mensa (que agrupan a personas con inteligencias muy notables) han determinado que buena parte de ellos son miopes. Concretamente, uno de los estudios reflejados en la revisión afirma que el 47% de las mujeres y el 33% de los varones en una de estas instituciones necesitaba gafas o lentes de contacto para corregir este defecto de refracción.

Finalmente, en estas investigaciones se ha descubierto que la asociación más sólida entre inteligencia y miopía se daba en personas que habían empezado a sufrir las consecuencias de este defecto visual en la niñez más temprana (antes de los 10 años) y que paralelamente estos sujetos habían destacado muy por encima de sus compañeros en factores como habilidad matemática, cálculo mental o adquisición temprana del lenguaje; todos ellos signos asociados a cocientes intelectuales altos cuando se manifiestan de forma precoz.

Inteligencia y miopía ¿por qué tendrían relación?

Son varias las hipótesis las que podrían explicar esta relación controvertida pero constante a lo largo de las décadas de investigación. La mayoría de ellas coincide en que inteligencia y miopía comparten bases genéticas, factores prenatales, hereditarios, ambientales e, incluso, evolutivos. Lo cierto es que el ojo y el cerebro tienen una base embrionaria común y que la secuenciación del genoma humano ha permitido encontrar genes que controlan ambos rasgos. Algunos estudios, de hecho, han observado que las personas más inteligentes tienen cerebros más grandes y que esta hipertrofia también se da en los ojos miopes, cuyo globo ocular suele ser más alargado y grande que el de las personas con visión normal o con otros defectos de refracción.

ojo miope

Asimismo, es un hecho probado que la mayoría de los miopes tiene uno o ambos progenitores con el mismo problema y que muchos de ellos suelen crecer en lo que los especialistas denominan entornos miopigénicos; es decir, ambientes en los que se dan muchos factores que favorecen el desarrollo de la miopía, relacionados fundamentalmente con el número de horas que se pasan haciendo tareas que requieren forzar mucho la vista (leer, estudiar, escribir…) con condiciones de luz poco adecuadas y en recintos casi siempre cerrados.

“Las investigaciones revisadas evidencian una estrecha relación entre una mayor inteligencia y la miopía, pero los mecanismos de esta asociación no están del todo claros; seguramente porque en ella confluyen factores genéticos y ambientales”, resumen los autores de la revisión.

Desentrañar estos motivos no es tarea fácil porque hay variables nuevas que deben tenerse muy en cuenta a la hora de investigar. En la actualidad los científicos que exploran esta relación se enfrentan a una verdadera epidemia de miopía. ¿Querría eso decir que están proliferando personas extraordinariamente inteligentes en cada rincón del Planeta? Lamentablemente, no.

Por qué está aumentando la miopía en todo el mundo

Los especialistas atribuyen este fenómeno, sobre el que llevan alertando varios años, al exceso de horas que pasamos delante de pantallas de ordenador, tabletas y teléfonos móviles. El hecho es especialmente preocupante porque esta sobreexposición se da a edades cada vez más tempranas y porque las horas que los más pequeños pasan delante de las pantallas las restan a las de jugar y estar al aire libre o en entornos con luz natural, parámetros que también están relacionados con la progresión de la miopía.

Se calcula que en nuestro país cerca del 25% de la población es miope y que dentro de la Unión Europea la cifra de las personas con miopía supera ya los 70 millones. Por su parte, este defecto de refracción está haciendo estragos en la población asiática. Según una investigación publicada en The Lancet hace unos años, el 90 de los niños del sudeste asiático y Extremo Oriente desarrollan miopía antes de finalizar su etapa escolar, un problema que, además, no parece tener visos de solución a corto plazo. Los investigadores achacan este problema, una vez más a que los pequeños pasan cada vez más tiempo estudiando y menos al aire libre, y advierten de que uno de cada cinco padece ya una miopía avanzada que podría desembocar en un, desprendimiento de retina, discapacidad visual o, incluso, ceguera.

También te interesa:

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora