Intralasik, la técnica definitiva

Más del 95% de la información que recibe nuestro cerebro lo hace a través de los ojos. Por ello, el impacto que tiene la visión en nuestra calidad de vida no se puede comparar con ningún otro órgano de los sentidos. Su cuidado resulta de una enorme trascendencia en la actualidad, cuando la más larga expectativa de vida y la mayor cantidad de actividades que podemos emprender nos llevan a necesitar más y más de nuestra visión, de su calidad y de su mantenimiento.

Los últimos años han significado un incremento paulatino de las intervenciones quirúrgicas para corregir problemas refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo), y evitar la dependencia de las gafas graduadas o de las lentes de contacto. Este aumento ha ido paralelo a los avances tecnológicos, que permiten que cada vez más personas se puedan someter a una operación de corrección de sus defectos visuales.

Pero, ¿cuáles son las ventajas del Intralasik? Con la tecnología Intralasik no es necesario realizar ningún corte, al contrario que con la técnica tradicional del microqueratomo, un aparato mecánico que secciona una fina capa de córnea. Gracias al Intralasik se reduce la posibilidad de complicaciones posteriores, ya que se trata de un láser especial (láser de femtosegundo), no se emplea cuchilla alguna y se reduce el riesgo de infección.

Se trata además de una técnica 100% láser y absolutamente personalizada, ya que se adapta a las peculiaridades de cada paciente. Otra de las ventajas de este procedimiento es que al mismo tiempo que se obtienen inmejorables resultados en la eliminación de los defectos refractivos, se aporta una total seguridad y precisión quirúrgica en la intervención sin precedentes hasta el momento. Sus beneficios son rotundos: el láser Intralasik es una técnica mucho más previsible, ya que se dirige a través de un ordenador, mejorando notablemente el resultado visual final. Además de perfeccionar el procedimiento, el postoperatorio del Intralasik es menos molesto que con el método convencional.

Es una cirugía menos traumática y se realiza de forma ambulatoria, pudiéndose marchar el paciente a su casa poco tiempo después de ser intervenido. La recuperación es muy rápida, y se puede volver a hacer vida normal, con las debidas precauciones, al día siguiente de la intervención. A este respecto, el Doctor Jorge Alió, director médico de VISSUM Corporación Oftalmológica, asegura que esta técnica “supone que el paciente tiene una recuperación mucho más rápida al realizarse incisiones muy pequeñas, más seguras y precisas de la córnea”.

Hasta hace unos años, un 3% de las personas que deseaba corregir sus defectos de refracción no podía hacerlo debido a que el grosor de la córnea delimitaba la incisión con el microqueratomo. Ahora, gracias al Intralasik existe la posibilidad de intervenir a pacientes con córneas delgadas de forma segura. Hasta la fecha, miles de pacientes de los centros VISSUM ya han podido disfrutar de esta cirugía con excelentes resultados.

Los requisitos generales para poder optar a una cirugía refractiva son los siguientes: tener menos de 12 dioptrías de miopía y menos de 7 de hipermetropía o astigmatismo, tener más de 18 años, mantener estable su defecto refractivo durante los últimos años, gozar de una buena salud ocular.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora