La importancia de una buena graduación de la vista radica en el optometrista

El optometrista, clave para una precisa graduación de la vista

Hoy en día, los optometristas son parte fundamental y pieza indispensable (de cualquiera de nuestros centros) para dar una atención oftalmológica de calidad. En muchas ocasiones son la primera línea que atiende al paciente, realizándole las pruebas que luego el doctor evaluará. Trabajan en equipo con el doctor ayudando a preparar las distintas  intervenciones quirúrgicas con las que se eliminan la miopía, hipermetropía y astigmatismo, además de ser fundamentales a la hora de hacer una correcta graduación de la vista. Para conocer mejor el papel de estos profesionales, Elías Esplá, uno de nuestros optometristas del centro Vissum Alicante, nos cuenta en detalle su día a día.

¿Qué es un optometrista?

Si definimos la optometría como la disciplina científica, dentro de las ciencias de la salud, que estudia globalmente el complejo sistema visual con el fin de obtener de la visión su máxima eficacia, podríamos decir que el optometrista es el profesional sanitario que se encarga del sistema visual para determinar el estado de la salud del mismo y la valoración funcional de sus diferentes componentes.

Además la optometría engloba diferentes campos como pueden ser la óptica fisiológica, optometría clínica, contactología, entrenamiento y reeducación visual y baja visión, entre otras.

¿Cuál es vuestra labor en VISSUM Alicante?

Los optometristas jugamos un papel fundamental en los centros Vissum, ya que somos los responsables de realizar con precisión muchas de las pruebas que luego el doctor valorará, esto significa en  muchos casos pasar bastante tiempo con él.

Por ejemplo, a un paciente que viene por primera vez a uno de nuestros centros, debemos realizarle un completo examen visual, con una larga lista de pruebas, como son

  • Agudeza visual sin corrección y con corrección, de lejos y de cerca.
  • Refracción completa (en casos que lo requieran, también dilatación del ojo con cicloplejia).
  • Motilidad ocular intrínseca y extrínseca.
  • Presión intraocular.
  • Exploración de segmento anterior con lámpara de hendidura.
  • También realizamos diversas pruebas diagnósticas si el caso lo requiere, como por ejemplo, si el paciente está interesado en cirugía refractiva estas pruebas se completan con otras específicas de espesor y topografía de la córnea.

Además de esto, compaginamos nuestra labor diaria con tareas en otros departamentos o áreas como Contactología, Terapia Visual y Baja Visión, colaboramos activamente en ensayos clínicos con el departamento de I+d+i, cálculo de lentes intraoculares y quirófanos de cirugía refractiva.

¿Cuál consideras que es la parte más importante de vuestro trabajo?

La base de nuestro trabajo, y por tanto, la parte más importante, es la refracción, ya que ésta es fundamental a la hora de plantear una cirugía refractiva o simplemente para prescribir unas gafas. Es de vital importancia hacerlo con la mayor precisión para garantizar que las lentes prescritas tienen la correcta graduación o, en el caso de una operación de miopía, astigmatismo o hipermetropía, para que la corrección que se realice con la intervención sea la óptima.

También es muy importante detectar la necesidad principal del paciente en cada visita a nuestro centro, para saber hacia dónde orientar la consulta, pruebas a realizar, etc.

Además de conocer todos y cada uno de los instrumentos para el óptimo resultado de las pruebas realizadas, es fundamental el trato al paciente, intentando que éste se sienta lo más tranquilo y cómodo posible en todo momento. Cada día vemos a decenas de pacientes, a veces con enfermedades visuales graves y es importante que es sientan tranquilos.

¿Por qué es importante que nos hagan una buena graduación de la vista?

Una buena refracción es importante en el caso de que el paciente requiera la prescripción de gafas, para tener una buena visión e ir cómodo con ellas.

También una buena graduación es fundamental en el caso de que sea para cirugía refractiva, ya que de ella depende una correcta planificación de la misma, un óptimo cálculo de la lente intraocular (en caso de lentes fáquicas), y sobre todo para un resultado satisfactorio para el paciente.

De no hacerse bien… ¿cuáles son las consecuencias para el paciente?

En caso de no hacerse bien la refracción (graduación), la prescripción de gafas o lentillas no será la correcta. A las personas que utilizan gafas mal graduadas les puede generar, además de complicaciones visuales, dolores de cabeza y otras molestias.

Pero sobre todo en el caso de una cirugía refractiva, podría suponer un resultado insatisfactorio para el paciente, influyendo de manera notoria en su calidad de vida tanto profesional como personal. De ahí la importancia, como hemos dicho antes, de una buena graduación, que debemos comprobar en determinados casos bajo cicloplejia dilatando las pupilas.

Un buen equipo de optometría, con su profesionalidad,  garantiza que nos haga la graduación correcta. 

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora