¿La presbicia se opera?

presbicia

La presbicia o vista cansada es la pérdida de la capacidad de enfoque en la visión próxima debida al envejecimiento natural del cristalino, y que suele suceder desde los cuarenta años.

El cristalino, es una parte de nuestro  ojo que durante toda nuestra vida se va desarrollando y envejece al mismo ritmo que lo hacemos nosotros: lo que llamamos presbicia o vista cansada no es más que nuestro cristalino envejeciendo y perdiendo la capacidad de acomodación, por lo que dejamos de poder enfocar a ciertas distancias. La presbicia es por tanto un proceso fisiológico del sistema visual y para corregirlo existen a día de hoy diferentes técnicas quirúrgicas. La presbicia va aumentando a lo largo de los años, y la graduación máxima que suele alcanzar es de tres dioptrías.

 

He aquí la primera controversia:

¿Si me opero la presbicia, ya nunca más volveré a necesitar gafas?

Algunas de las técnicas quirúrgicas corrigen la presbicia de manera temporal, con láser o implantes intracorneales, y otras lo hacen de forma permanente, con implante de lente intraocular sustituyendo al cristalino envejecido (técnica similar a la utilizada en pacientes de mayor edad que desarrollan catarata). Decimos que la solución es temporal pues la presbicia puede seguir creciendo.

El oftalmólogo siempre  tratará de dar soluciones personalizadas para cada tipo de paciente, adecuándose a las características de sus ojos y a sus expectativas respecto a la visión posterior.

Si elijo operarme la presbicia manera temporal, ¿cómo es la cirugía?

Como antes hemos mencionado, existen dos tipos de técnicas quirúrgicas para esta corrección temporal de la presbicia o vista cansada:

  1. Operación con láser Excimer: rápida y sencilla, con un proceso de recuperación para volver a su vida habitual de 4-5 días. La solución más habitual es la llamada monovisión, donde se opera un ojo ajustándolo para la visión lejana, y el otro para que trabaje en visión próxima. Con esto conseguimos una visión con ambos ojos aceptable para todas las distancias.
  2. Implante intracorneal: implante de una microlente en la córnea para enfocar los objetos intermedios y cercanos. Técnica mínimamente invasiva y reversible por si en un futuro aumenta la presbicia del paciente. El cristalino en este caso no se sustituye.

Y si mi presbicia aumenta con el tiempo, ¿qué puedo hacer?

Siempre podemos elegir la opción de cirugía de presbicia permanente que consiste en implantar lentes intraoculares, sustituyendo al actual cristalino (de forma similar a la técnica en operaciones de cataratas en personas más mayores). Se trata de unas lentes multifocales, que se eligen en función de las necesidades visuales de cada paciente, dependiendo de sus condiciones oculares y necesidades.

Corrigen además de la presbicia, la graduación que tenga el paciente en visión lejana (miopía, hipermetropía o astigmatismo). Con esta solución, al llegar a la edad de aparición de las cataratas (a partir de los 60) ya no las sufriremos pues nuestro cristalino ya ha sido reemplazado por una lente.

Estas lentes intraoculares multifocales, ¿dan los mismos problemas de adaptación que las gafas progresivas?

Rotundamente no. El diseño de un cristal para gafa progresiva no se parece en nada al diseño creado para una lente intraocular multifocal. Las aberraciones en los laterales de los cristales progresivos, el mover la cabeza continuamente para encontrar el enfoque correcto en la gafa…todos esos problemas desaparecen con una lente intraocular multifocal.

Y si me opero la presbicia de manera permanente, ¿tendré cataratas en un futuro?

No. Esta es una de las grandes ventajas de la corrección permanente de la presbicia. Si se opera mediante el implante de lente intraocular, al sustituir el cristalino por la lente, ya no tendrá la posibilidad de desarrollar una catarata ya que el cristalino ha sido extraído.

 

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora