Ciencia. Compromiso. Visión.

¿Por qué se produce el nistagmo o temblor en los ojos?

Nistagmus

El nistagmo o nistagmus es un movimiento involuntario, rápido y repetitivo de los ojos. El nistagmus se asocia con alteraciones del funcionamiento en las áreas del cerebro que controlan el movimiento, pero las causas exactas aún no se conocen.

El nistagmo puede ser congénito, si aparece en los primeros meses de vida, o adquirido, por múltiples causas tales como el uso de ciertos fármacos, deficiencia de tiamina o vitamina B12, consumo de alcohol y drogas, trastornos del oído interno como la laberintitis o la enfermedad de Meniere, accidentes cerebrovasculares, traumatismo cerebrales,  así como cualquier enfermedad cerebral, como esclerosis múltiple o tumores cerebrales que pueda derivar en daños que afecten a las regiones que controlan el movimiento de los ojos.

Síntomas de nistagmo

El principal síntoma del nistagmo es la mala visión, sobre todo en los que aparecen desde el nacimiento dado que el movimiento constante no permite que la imagen llegue nítida a la retina y por lo tanto el ojo no se desarrolla con normalidad.  En los nistagmos adquiridos es frecuente la oscilopsia, tener la sensación de que el mundo está dando vueltas o temblando.  Además otros síntomas incluyen sensibilidad a la luz, mareos, dificultad para ver en la oscuridad y posiciones compensatorias de la cabeza o tortícolis.

Diagnóstico de nistagmus

El nistagmo no es difícil de diagnosticar ya que se identifica a simple vista, pero es imprescindible realizar una exploración a fondo tanto del ojo  como general, para descartar todas las causas que puedan estar generándolo.  El oftalmólogo realizará una exploración completa que incluirá dilatación de la pupila y donde se descartarán otras enfermedades oculares como: estrabismo, cataratas, anomalías del nervio óptico o de la retina.