¿Qué es la Terapia Visual?

Tratamiento especializado para niños con ‘ojo vago’
que-es-la-terapia-visual

Decimos que una persona sufre ojo vago o ambliopía cuando uno u ambos ojos presentan una visión disminuida. Es un retraso en el desarrollo de la función visual, que puede deberse a lesiones, a enfermedades del mismo o de las vías ópticas, a defectos de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo) o a estrabismos.

En el caso de las lesiones oculares, cuando un niño presenta una lesión en uno de los ojos, su visión estará disminuida temporalmente y su tratamiento debe centrarse en tratar dicha lesión. Cuanto mayor sea la afectación de la visión y más tiempo pase sin solucionarse, mayores probabilidades existirán de generar ambliopía u ojo vago.

Pero las causas más comunes de ojo vago en los niños son las altas graduaciones y los estrabismos, que ocurren en ojos sanos e impiden su correcto funcionamiento. Dentro de los defectos de refracción (miopía, hipermetropía o astigmatismo) es el astigmatismo el que con mayor probabilidad hace que un niño genere un ojo vago, más aún cuando hay diferencias entre la graduación de un ojo respecto al otro. Debido a esta razón, es importante revisar la graduación de los niños desde edades tempranas, ya que corregirla a tiempo permite que el proceso de desarrollo visual sea correcto.

ojo vago

Otra de las causas que generan ambliopías son los estrabismos. Si un niño presenta una desviación de sus ojos en la que mantiene alineado un ojo, mientras el otro se mantiene desviado, el ojo desviado genera un mecanismo de compensación de esta situación anómala en la que elimina la imagen vista por el ojo desviado. Esta es una forma de ambliopía por supresión de la imagen del ojo desviado. Existen muchos tipos de estrabismos y lo importante es detectar y tratar a tiempo aquellos que interfieren en mayor medida al proceso visual.

La terapia visual es un conjunto de técnicas que se enseñan y que ayudan en el proceso rehabilitador del ojo vago trabajando aspectos monoculares como el cambio del enfoque entre distancias, el enfoque mantenido, los movimientos oculares, la coordinación ojo-mano y trabajando aspectos binoculares (ejercicios basados en el uso de ambos ojos a la vez) que fomentan el uso simultaneo de ambos ojos al mismo tiempo, reforzando los mecanismos implicados en una correcta visión binocular.

Realizar un diagnóstico correcto es de suma importancia para poder diferenciar entre ambliopías por defectos de graduación o por estrabismo y disminuciones de la visión por causas orgánicas o patológicas.

 

María García

Optometrista

Unidad de Terapia Visual y Baja Visión

 

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora