¿Qué son las moscas volantes?

moscas volantes

Las miodesopsias, conocidas coloquialmente como moscas volantes, son condensaciones del humor vítreo, el gel que rellena la cavidad ocular. Cuando la luz entra en el ojo y las atraviesa estos pequeños grumos, que están flotando, proyectan unas sombras sobre la retina, que son las que percibimos en nuestra visión como si estuvieran delante de nuestros ojos. No serán manchas fijas sino que al intentar verlas mejor, se nos escaparán de nuestro eje de mirada. Por esta razón, precisamente se denominan moscas volantes.

Las causas de su aparición pueden ser varias, generalmente ligadas a cambios degenerativos en dicho gel vítreo, lo que puede llegar a originar pequeñas separaciones de éste con respecto a la retina (desprendimiento vítreo posterior). Tendrán más riesgo de padecerlo personas miopes, pacientes que se hayan sometido a cirugías de cataratas o cirugías refractivas para la eliminación de su graduación o la población diabética. En menor medida, se manifestarán en pacientes con enfermedades oculares graves (uveítis, hemorragias vítreas o desprendimiento de retina).

¿Cómo saber si tengo moscas volantes?

Las moscas volantes se ven como pequeñas motas oscuras, pudiendo aparecer también en forma de filamentos o velos transparentes. Se manifiestan en cualquier zona de su campo visual y están en continuo movimiento. Se apreciarán mucho mejor en ambientes de claridad o fondos blancos, como por ejemplo mirando al cielo o leyendo. De noche serán imperceptibles.

Y si tengo moscas volantes, ¿he de acudir al oftalmólogo?

Las moscas volantes son mucho más habituales entre la población de lo pensamos y suelen producirse a edades más avanzadas. En la mayoría de los casos, afortunadamente, las moscas volantes son de escasa importancia y no precisan tratamiento, pero si notamos su aparición repentina es necesaria la supervisión de un oftalmólogo.

test vision

Hay ocasiones en las que al separarse el gel vítreo de la retina puede provocar un pequeño desgarro en ésta, siendo necesario tratar esa zona con láser y así evitar una mayor rotura que puede, en el peor de los casos, acabar en un desprendimiento de retina. Lo que conseguimos con este láser es sellar la zona afectada para evitar el desgarro de la retina en ese punto.

Si acude a su revisión oftalmológica y su doctor le indica que no es necesario ningún tipo de tratamiento para las moscas volantes, deberá aprender a convivir con ellas. Al principio le serán más incómodas, pero en un tiempo relativamente corto se habrá acostumbrado a ellas y le serán menos molestas, llegando incluso a existir ocasiones en que ni las detecte.

En cualquier caso, es recomendable recordar los siguientes signos de alerta ante enfermedades de la retina:

  • Aparición brusca o mayor número de moscas volantes respecto a las que ya tenía.
  • Centelleos o relámpagos (lo que se denominan fotopsias) principalmente en las zonas laterales del campo visual.
  • Manifestación de una “cortina” o forma similar, que se abate en diferentes direcciones, perdiendo la visión en esa zona concreta. Es un signo de lo que podría ser un desprendimiento de retina.

Si padece cualquiera de estos síntomas, es necesaria la supervisión oftalmológica lo más tempranamente posible.vissum

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora