Los Dres. Arnalich y Alió del Barrio, líderes en Oftalmología

los mejores oftalmólogos de Europa

En Vissum volvemos a estar de enhorabuena. Después del éxito cosechado en las últimas citas científicas de primer nivel, como son los congresos Euretina y SEO2018, dos de nuestros especialistas, el Dr. Francisco Arnalich y el Dr. Jorge Alió del Barrio, han aprobado un examen único por su prestigio en Oftalmología: el FEBO-CR.

El FEBO- CR es un examen auspiciado por la Sociedad Europea de Cirugía de Cataratas y Refractiva (ESCRS) y su objetivo fundamental es reconocer la excelencia en el ámbito quirúrgico para corregir cataratas o defectos refractivos como la miopía, el astigmatismo o la presbicia. Este título acredita como experto europeo en cirugía refractiva y de catarata y convierte al profesional que lo obtiene como líder en su campo y referente para el aprendizaje de futuros oftalmólogos. De hecho, no más de 25 especialistas cuentan con esta acreditación en toda Europa.

Para asegurar esta excelencia, las normas establecen que a este examen no puede presentarse cualquiera. En primer lugar, se lleva a cabo una selección de los candidatos en función de sus CV, que han de ser considerados aptos para aspirar al título. En esta fase de cribado, el candidato tiene que demostrar no solo un nivel quirúrgico amplio y experto, sino además un amplio trasfondo académico y científico que permita el avance de la ciencia en el área de cirugía oftalmológica.

Duro proceso de selección

Después de pasar esta primera fase de selección, los candidatos han de someterse a un examen escrito y oral de gran complejidad; tanto es así que únicamente aprueba, como mucho, el 50% de los que se presentan. Esto da idea de que la acreditación FEBO-CR está reservada únicamente a aquellos que demuestren unas aptitudes superiores a la media y un reconocimiento a nivel internacional.

“No es un examen fácil ni se supone que deba serlo. Aprobarlo implica que la ESCRS garantiza que eres un verdadero experto en tu campo”, explica el doctor Arnalich, quien a pesar de la importancia de haber superado esta difícil prueba afirma que “se trata de un ejercicio muy sano de humildad, ya que te sometes al escrutinio de otros expertos en la materia y pones a prueba las capacidades y conocimientos que has adquirido durante años de ilusión, esfuerzo, dedicación y sacrificio. El aprobado es una acreditación prestigiosa de tus capacidades y un reconocimiento que aprecian tus colegas y pacientes, pero sobre todo es un acicate para seguir trabajando y una señal de que vas por buen camino”.

En esta misma línea se expresa el Dr. Alió del Barrio, quien también ha conseguido aprobar: “es un honor conseguir esta titulación, sobre todo teniendo en cuenta el elevadísimo nivel de exigencia de los examinadores, que son profesionales de reconocido prestigio mundial”.

Dres. Arnalich y Alió Del Barrio

Muy satisfechos por haber superado esta dura prueba, ninguno de los dos especialistas de Vissum duda a la hora de responder a la pregunta de qué hubieran hecho en caso de haberse quedado en el camino: ¿repetirían la experiencia de someterse a este escrutinio tan riguroso? “si cumples los requisitos que se exigen para obtener este reconocimiento, el hecho de fallar no implica que no seas un buen profesional y no es un motivo para no volverlo a intentar; al fin y al cabo es un examen y cualquiera puede tener un mal día”, reflexiona Alió del Barrio.

Por su parte, Arnalich coincide: “el que no arriesga no gana y el que deja de pedalear se cae. Creo que yo hubiera seguido pedaleando con la intención de volverme a presentar. Igual que mi compañero, creo que no es un demérito no pasar la prueba, máxime teniendo en cuenta la gran competencia y lo limitado del número de aprobados. Creo que me hubiera planteado prepararme más a conciencia”.

Aliciente para seguir trabajando

Como líderes en la materia, ambos especialistas afirman que los próximos retos a los que se enfrenta su especialidad son, fundamentalmente, seguir optimizando los resultados en el tratamiento de la presbicia con terapias cada vez más eficientes, efectos secundarios poco relevantes y técnicas cada vez menos invasivas. Asimismo, apuestan por seguir mejorando los resultados visuales de la cirugía de cataratas y tienen muchas esperanzas puestas en la bioingeniería de tejidos, el big data y el desarrollo tecnológico.

“Actualmente, nuestras principales líneas de investigación se basan en la terapia con células madre para tratar diversas patologías corneales. También estamos profundizando en el conocimiento de las bases genéticas de estas patologías y seguimos mejorando los niveles de eficacia y seguridad de la cirugía refractiva e intraocular, algo que no es nada fácil porque estos parámetros son excelentes”, apunta el Dr. Alió del Barrio.

Arnalich, que confiesa su debilidad por las patologías corneales trabaja para poner freno a la progresión el queratocono y se encuentra inmerso en la realización de escalas de riesgo de trasplante de córnea pata patologías con edema corneal como la distrofia de Fuchs. “También estamos explorando el mundo de la impresión 3D y la regeneración corneal, un campo sobre el que ya tenemos experiencia previa”.

También te interesa:

 

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora