Los punteros láser son muy peligrosos para los ojos

riesgos de los punteros láserLos punteros láser representan un grave peligro para los ojos si se usan inadecuadamente, incluso aunque sean de baja potencia y se compren en establecimientos autorizados. Las últimas pruebas de los riesgos de los punteros láser para la salud ocular las hemos encontrado hace apenas un mes en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine.

La publicación recogía el caso de un niño de nueve años cuyos padres acudieron con él al servicio de Oftalmología del Hospital de Larissa (Grecia) al comprobar que el pequeño no veía prácticamente nada con su ojo izquierdo.

En primer lugar, los facultativos comprobaron que la agudeza visual del niño era perfecta en el ojo derecho; 20/20. En cambio, en el izquierdo era de 20/100. La interpretación de este dato indica que cuando una persona con agudeza visual normal es capaz de apreciar un objeto que está a 100 pies de distancia (aproximadamente 30 metros), el paciente que tiene 20/100 únicamente ve el mismo objeto si éste se encuentra a 20 pies (alrededor de seis metros). O lo que es lo mismo; para ver las mismas cosas, las personas con agudeza visual disminuida necesitan que éstas se encuentren a una distancia mucho más corta.

Los especialistas que trataron este caso llevaron a cabo una fundoscopia, más conocida como fondo de ojo, una prueba destinada a revisar el estado de las zonas de la parte posterior del globo ocular: retina, mácula, disco óptico, coroides y vasos sanguíneos. De esta manera, encontraron un gran agujero macular debajo del cual había un área “atrófica hipopigmentada”. Otras pruebas adicionales revelaron que, efectivamente, alrededor del agujero macular había otras lesiones.

Un puntero láser no es un juguete

Al preguntar acerca de cómo había podido ocurrir este incidente, el niño confesó a los oftalmólogos que había estado jugando habitualmente con un puntero láser de luz verde y que había mirado fijamente al rayo que emitía el dispositivo. Dada la magnitud del agujero que el niño presentaba en la mácula (una zona muy pequeña de la retina, pero de vital importancia para ver objetos pequeños, leer o apreciar los detalles) y puesto que no era esta la única lesión que sufría, los especialistas se decantaron por seguir un tratamiento conservador antes de valorar una posible cirugía. No obstante, año y medio después de acudir al hospital, la visión del niño no ha experimentado ningún cambio.

Al hilo de este caso, los especialistas han vuelto a dar la voz de alarma porque aunque se supone que los punteros láser de menos de 1 milivatio (los que se usan para señalar zonas de una pizarra o una diapositiva en una presentación, por ejemplo) son seguros, hay que usarlos con ciertas cautelas, ya que mal empleados pueden ocasionar daños oculares. “Es cierto que los punteros láser más potentes tienen usos más restringidos y su venta está muy controlada, pero está comprobado que son fácilmente accesibles en sus casas o a través de Internet, con el riesgo de que los más pequeños los acaben usando como un juguete”, apuntan los autores en la revista.

Agujero macular por puntero láser. | NEJM

Agujero macular por puntero láser. | NEJM

Hace un par de años, la revista Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología publicó un artículo al respecto de los problemas derivados del uso lúdico de los punteros láser al comprobar una elevada incidencia de lesiones oculares en menores de Reino Unido y cotejar que en España el alcance del problema podría ser similar.

Un problema cada vez más frecuente

Preguntada por este tema por el diario El Mundo, la doctora Marta Figueroa, retinóloga en Vissum, comentaba que “se trata de casos excepcionales que desafortunadamente vemos cada vez con más frecuencia, dado que la curiosidad infantil les lleva a usar como juguete algo que no lo es”. De hecho, nuestra especialista ya ha tratado varios casos de niños afectados de lesiones oculares por culpa de juegos con punteros láser.

Estas imprudencias se pagan en forma de quemaduras que afectan a la retina y a las zonas próximas, algunas tan delicadas como la mácula (caso del niño griego). “En la mayoría de los casos el ojo infantil responde de manera increíble y lo que empieza siendo una lesión severa evoluciona a un daño leve; pero no siempre ocurre así”, apunta Figueroa. De hecho, la especialista insiste en que los pacientes adultos no suelen tener un pronóstico tan esperanzador.

En verano de 2016, un hombre de 37 años perdió la vista por completo cuando fue apuntado con uno de estos dispositivos durante varios segundos. En su caso, las lesiones maculares fueron del todo irreversibles. En aquel momento, el jefe del servicio de Oftalmología del Hospital Clínico de Valencia explicaba a los medios de comunicación que “estamos ante un claro ejemplo de la peligrosidad que entrañan estos dispositivos que, sin embargo, pueden ser adquiridos fácilmente a través de Internet y en algunos comercios. De ahí que tengamos la responsabilidad de advertir de lo perjudiciales que pueden llegar a ser y de concienciar con el fin de que se realice un uso de los mismos ceñido a lo estrictamente indicado”.

La potencia de los punteros láser está clasificada del uno al cuatro, de manera que a mayor numeración, mayor peligrosidad y, por tanto, más restricciones existen para su adquisición y manejo. No obstante, el descontrol de su venta en bazares y establecimientos no autorizados, así como su comercialización a través de la Red, hacen que muchos de los punteros láser con los que juegan los más pequeños no sean seguros. El BOE del 6 de agosto de 1999 recoge la limitación de la venta de todos los punteros “de clase 3 y superior”(exceptuando los de un uso profesional que debería acreditarse) y de “los que tengan apariencia de juguete o inciten al juego, se expongan junto a productos infantiles o no tengan la información de etiquetado en la lengua española oficial del Estado”. Aún así, los especialistas calculan que prácticamente la mitad de los punteros láser de luz roja no cumple con la legalidad vigente; una cifra que sube hasta el 90% cuando se trata de láseres de luz verde.

Consejos de los especialistas para manejar punteros láser

  • No compre un puntero láser en vías comerciales dudosas.
  • Desconfíe de los dispositivos que no estén debidamente identificados.
  • No lo deje al alcance de los niños, ni siquiera si es un puntero de poca potencia.
  • No apunte con el puntero hacia nadie; mucho menos a los ojos.

También te interesa:


Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora