Ciencia. Compromiso. Visión.

Del ojo vago a la degeneración macular: motivos para visitar anualmente al oftalmólogo

Cinco enfermedades y defectos de la vista por los que visitar cada año al oftalmólogo

ojo vagoPresentamos cinco motivos importantes –aunque hay muchos más- por los que debemos revisar nuestra vista acudiendo al oftalmólogo de forma periódica:

  • Primera: evitar que nuestros hijos en el futuro tengan limitaciones en su vida por no haber diagnosticado y tratado a tiempo un ojo vago. Una persona que padece de ambliopía puede tener restricciones en su permiso de conducir e incluso no tener acceso a él, así como no poder presentarse a cierto de tipo de profesiones donde se precisa de una agudeza visual determinada (Fuerzas Armadas, Aviación…), entre otras limitaciones. Cualquier niño, desde el momento en que pueda colaborar con el oftalmólogo (leer dibujos en la consulta), debe realizar una revisión oftalmológica (aproximadamente a los 3-4 años, si no se le ha observado ninguna anomalía previamente).
  • Segunda: De todos es conocida la progresión de ciertos tipos de ametropías (alteraciones en la refracción), en especial la miopía. Cualquier niño en edad escolar debe realizar consultas oftalmológicas periódicas, que descarten enfermedades o defectos de la vista que retrasen su aprendizaje escolar.  Recordemos que las alteraciones de la refracción pueden variar con la edad, tanto para mejorar como para empeorar, por lo que si las gafas no son adecuadas la visión tampoco será óptima y el desarrollo intelectual del niño puede verse afectado.
  • Tercera: Evitar cegueras prevenibles. El glaucoma, una enfermedad relacionada con la presión intraocular que no da ningún síntoma, puede provocar una ceguera irreversible. Esta ceguera se puede prevenir con una consulta oftalmológica realizando una comprobación de la presión intraocular de forma periódica, y de otras pruebas no invasivas.
  • Cuarta: Control de enfermedades sistémicas (diabetes e hipertensión arterial). El ojo es el único lugar del organismo donde podemos observar los vasos sanguíneos directamente tras instilar una gota de un colirio dilatador. Por ello, el endocrinólogo suele solicitar un informe periódico al oftalmólogo para evaluar el desarrollo de la enfermedad, ya que la diabetes es una enfermedad que afecta directamente a los vasos sanguíneos (retinopatía diabética).
  • Quinta: diagnosticar precozmente patologías asociadas al envejecimiento, como la degeneración macular asociada a la edad. Es una enfermedad diagnosticadas precozmente pueden tener un tratamiento eficaz, especialmente en su forma húmeda, que si no se detecta a tiempo produce una pérdida de visión central rápida de forma progresiva.

Cualquiera de estas razones son fundamentales visitar al oftalmólogo cada año.

Dr Pascual Claramonte