No todas las técnicas son iguales: elige INTRALASIK

La cirugía refractiva permite que los problemas de visión más comunes como la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía puedan ser corregidos mediante la tecnología láser. Es una intervención que apenas dura unos minutos y en la mayoría de los casos al día siguiente se puede retomar la actividad cotidiana.

En primer lugar explicaremos brevemente en qué consiste cada defecto refractivo y cómo se puede corregir. Miopía: el ojo miope ve claramente los objetos cercanos pero aprecia con dificultad los lejanos. Hipermetropía: los hipermétropes tienen una percepción borrosa de los objetos cercanos. Astigmatismo: una persona con astigmatismo percibe una visión deformada de las cosas, tanto de lejos como de cerca. Suele estar asociado a la miopía o hipermetropía.

Es importante que el paciente conozca que los problemas de refracción se manifiestan de manera diferente y que requieren un tratamiento personalizado. Si se opta por la solución adecuada para cada caso, el éxito está garantizado y la recuperación del paciente es inmediata. En VISSUM tratamos cada una de las soluciones de cirugía refractiva láser con toda fiabilidad.

En nuestras clínicas contamos con la tecnología Intralasik. Esta técnica ofrece una mayor fiabilidad y precisión con respecto a otras como por ejemplo el Lasik, que utiliza una tecnología de hace más de quince años.

Durante la intervención de cirugía refractiva el Lasik emplea una cuchilla quirúrgica (el microqueratomo), mientras que con el Intralasik todo el proceso se realiza íntegramente con láser, sin cuchillas, reduciendo al máximo las posibles complicaciones pre y postquirúrgicas. Se trata por tanto de una intervención más segura y precisa (hasta cien veces mayor que la cuchilla), y en la que el cirujano tiene un mayor control durante todo el proceso, ya que permite al doctor seleccionar de una manera mucho más exacta el diámetro y grosor específico del flap, por lo que, como ya hemos dicho anteriormente, se trata de un método mucho más preciso, menos invasivo, predecible y seguro que el resto de técnicas. Al poder calcular de manera específica las dimensiones del flap, el número de posibles complicaciones durante la intervención se reducen al máximo.

En definitiva: no todas las técnicas ni todas las clínicas son iguales. Infórmate bien antes de elegir dónde te quieres operar para dejar de llevar gafas o lentillas.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora