Ciencia. Compromiso. Visión.

Ojo seco, ¿por qué afecta más a las mujeres?

 

Ojo seco, ¿por qué afecta más a las mujeres? Frotarse los ojos

El ojo seco es una afección crónica del funcionamiento de las lágrimas y de la superficie ocular, que puede deberse a múltiples causas y que afecta aproximadamente al 15% de la población mundial.

Las personas que presentan ojo seco presentan síntomas de sensación de cuerpo extraño, irritación, borrosidad, sensibilidad a la luz, enrojecimiento, escozor o picor y lagrimeo. En casos más extremos, la falta de lágrimas puede producir cuadros severos de dolor, pérdida de agudeza visual y pequeñas heridas en la córnea.

Las mujeres son más propensas a desarrollar ojo seco debido a los cambios hormonales causados por circunstancias como el embarazo, el uso de anticonceptivos orales y la menopausia. Se estima que con la edad la producción de lágrimas se reduce un 60%.

Para tratar el ojo seco se utilizan inicialmente lágrimas artificiales. Son preparados farmacológicos que pretenden emular las características físico-químicas de las lágrimas naturales, sin añadir irritación ni disminuir la producción de los componentes naturales de la propia lágrima. Hay una gran oferta de lágrimas artificiales o colirios en el mercado, pero es importante elegir el componente más adecuado (carmelosa, hipromelosa, ácido hialurónico, compuestos lípídicos) según las características y la intensidad del mismo. Son recomendables las que no llevan conservantes, ya que alteran mucho menos la superficie ocular, ya de por sí dañada en los ojos secos.

El oftalmólogo elegirá aquellas más adecuadas en cada caso según las características específicas del paciente.

Dr. Vicente Ortuño