¿Puede operarse el glaucoma?

glaucoma

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, aunque el glaucoma es una enfermedad multifactorial, el principal factor en la aparición del mismo, y el único susceptible de tratamiento, es la presión intraocular.  Las operaciones de glaucoma son  procedimientos quirúrgicos que varían en función de cada tipo de glaucoma y  de cada paciente. Tras realizar un correcto diagnóstico por oftalmólogos subespecializados en esta patología, con este tipo de cirugía podemos minimizar las complicaciones y maximizar los beneficios para los enfermos.

La presión final a la que se encuentra el globo ocular resulta de un complicado equilibrio entre el líquido producido en el cuerpo ciliar, y el líquido que sale del ojo a través de las estructuras angulares. Por tanto, en cirugía del glaucoma podemos emplear técnicas dirigidas tanto a disminuir la cantidad de líquido producido por el globo ocular, como técnicas destinadas a aumentar el flujo de salida de humor acuoso. Normalmente, estas últimas son las preferidas, y se conocen en conjunto como cirugías filtrantes.

Comentaremos a continuación alguna de ellas:

Cirugías filtrante del glaucoma: Destinadas a favorecer la salida de líquido del ojo mediante la creación de un orificio con menor resistencia que las vías naturales dañadas por la enfermedad.  Así, se consigue disminuir la presión en el interior del globo ocular. A través de dicho orificio, el líquido pasa a una “segunda cámara” llena de líquido, y tapada por la “piel” del ojo, o conjuntiva. Por analogía, dicha cámara se conoce como ampolla de filtración. Queda oculta por el párpado superior, aunque puede resultar visible si se busca, lo cual es deseable, puesto que su existencia indica un buen funcionamiento de la cirugía.

  • La trabeculectomía es probablemente la técnica más empleada en el mundo en la actualidad. En ella, el orificio que se practica es de espesor completo, y constituye una comunicación directa entre el interior del globo ocular y la ampolla de filtración. En ocasiones se emplean diversos implantes para intentar disminuir su principal riesgo, que es una filtración demasiado elevada con una presión intraocular muy baja.
  • La esclerectomía profunda no perforante es una variante de la trabeculectomía, en la que el cirujano preserva la parte de la estructura de filtración natural del ojo con menor resistencia a la salida de acuoso. Es una técnica más compleja de realizar que la anterior, y que solo unos pocos equipos especializados realizamos en España. Su principal ventaja es que, al mantener una filtración más fisiológica, el descenso de presión es más paulatino y el riesgo de hiperfiltración y de complicaciones en el postoperatorio disminuyen considerablemente.

Destrucción del cuerpo ciliar: En este caso, el objetivo es disminuir la cantidad de líquido producida en el interior del ojo, buscando con ello un descenso de la presión. Para ello, se destruye la estructura anatómica encargada de la fabricación del mismo, conocida como cuerpo ciliar.

  • La ciclofotocoagulación es la más empleada. En ella, se emplea láser para quemar el cuerpo ciliar, y puede abordarse desde fuera del ojo, o desde dentro del mismo, por vía endoscópica.
  • La principal alternativa al uso del láser es la congelación, un procedimiento conocido como ciclocrioablación.

Además, la cirugía de glaucoma es un campo en constante renovación, que requiere un equipo formado en la realización de las últimas técnicas e implantes. Desde Vissum participamos activamente en el desarrollo de las mismas, así como en diversos estudios que mejoran la detección y su tratamiento.

 

Dr Alfonso Almendral

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora