Ciencia. Compromiso. Visión.

Cirugía de párpados; mucho más allá de la estética

cirugía plástica ocularAunque siempre que se habla de cirugía plástica se tiende a pensar únicamente en términos estéticos y se pierden de vista para qué sirve la cirugía de párpados en todo su conjunto. No obstante, lo cierto es que si hablamos de la zona de los ojos, es fundamental ir un poco más allá, ya que hay muchos problemas de índole no estética tratables con cirugía plástica ocular.

La morfología de nuestros párpados y del entorno ocular no solo condicionan nuestro aspecto físico; las alteraciones en esta zona tan delicada también pueden producir problemas en la vista. La cirugía plástica ocular es el área de la Oftalmología encargada de tratar las alteraciones y patologías que afectan a todo el entorno del ojo, como los párpados, la órbita ocular, las vías lagrimales, el descolgamiento y la flacidez de la piel ligados al envejecimiento, las bolsas de los ojos o las arrugas.

A la hora de recurrir a la cirugía oculoplástica, hay que tener en cuenta que la zona del contorno de los ojos, así como la piel de los párpados, es especialmente sensible. Por este motivo, tanto si se trata de una intervención con fines puramente estéticos, como si el objetivo es paliar algún trastorno visual, es importante que la cirugía plástica ocular sea realizada por cirujanos oculoplásticos.

Los cirujanos oftalmológicos conocen a la perfección los mecanismos que hacen funcionar el ojo correctamente y llevan a cabo las intervenciones en la zona periocular buscando un resultado bonito y natural, pero siempre respetando la anatomía y la funcionalidad del ojo para asegurarse de que el proceso de visión no queda afectado después de pasar por quirófano.

 

Para qué sirve la cirugía de párpados

Obstrucción de vías lagrimales

El ojo segrega lágrimas de manera constante para proteger y lubricar la superficie del ojo. En un ojo sano, las lágrimas drenan hacia el conducto lagrimal, cuya abertura se sitúa en las esquina interna del ojo, y fluyen por él hasta desembocar en las fosas nasales. En ocasiones, este conducto queda obstruido, lo que provoca que las lágrimas se desborden por fuera de los ojos hacia las mejillas aunque no se esté llorando. Este lagrimeo, denominado epífora, es una alteración relativamente frecuente que afecta, fundamentalmente, a mujeres.

No es grave, pero causa irritación ocular constante, lagrimeo, infecciones del saco lagrimal (dacriocistitis), eccemas en los párpados, dolor e inflamación en la zona lagrimal y conjuntivitis de repetición. Los cirujanos oculoplásticos solucionan este problema con una intervención denominada dacriocistorrinostomía para crear una nueva vía de drenaje.

Párpado caído o ptosis palperal

Los párpados juegan un papel fundamental en la apariencia de nuestro rostro. El paso del tiempo, enfermedades musculares, traumatismos, abuso de ciertas lentes de contacto, debilitamiento de la musculatura periorbital… pueden hacer que los párpados se caigan. Este problema, llamado ptosis palpebral, confiere a quien lo sufre un aspecto triste y apagado, además de una reducción del campo visual de moderada a severa.

Además, los párpados son fundamentales para proteger el ojo de la luz solar, para evitar la entrada de cuerpos extraños en el interior del ojo, para lubricar la superficie del mismo… y su funcionamiento ha de mantenerse correctamente durante toda la vida.  El hecho de que los párpados caigan demasiado o sufran malformaciones o malposiciones puede interferir directamente en la visión del paciente.

Ectropion y entropion

En un ojo sano, los párpados superior e inferior se encajan perfectamente al cerrarse para proteger el ojo de agresiones externas y evitar la evaporación de las lágrimas responsable de la sequedad ocular. En las personas que tienen entropion, el extremo de uno de los párpados se vuelve hacia dentro del ojo. Esto hace que las pestañas entren en contacto directo con la superficie ocular arañándola o causando úlceras corneales. El ectropion se caracteriza por lo contrario; es decir, el borde palpebral rota hacia afuera y deja expuesta la superficie ocular que normalmente tendría que quedar protegida por el párpado.

Estas malposiciones palpebrales  son habituales en personas mayores, aunque también pueden deberse a parálisis faciales o enfermedades hormonales. Los cirujanos oculoplásticos encargados de corregir estos problemas dan al ojo una apariencia más estética y solucionan el problema visual de fondo.

Anomalías en el movimiento de los ojos

Los mecanismos de apertura y cierre de los párpados deben permanecer intactos a lo largo de la vida para proteger adecuadamente la superficie ocular. Las alteraciones en cualquiera de estos gestos pueden acarrear problemas visuales graves, como el blefarospasmo o el lagoftamos, que pueden solucionarse con cirugía plástica ocular.

El blefarospasmo es el cierre involuntario e incontrolable de los párpados. Se trata de un trastorno poco frecuente cuya corrección definitiva es bastante difícil. Actualmente, las inyecciones periódicas de toxina botulínica en el músculo orbicular suelen controlar la patología con bastante éxito.

Por otro lado, el lagoftalmos se caracteriza por la imposibilidad de cerrar los párpados completamente. Esto repercute en una grave sequedad ocular que se agrava durante la noche. La sequedad ocular excesiva causa molestias, dolor, irritación y ulceración de la córnea. El tratamiento de este trastorno es quirúrgico.

ojo inflamadoProblemas inflamatorios

La blefaritis es un problema relativamente frecuente caracterizado por la inflamación del borde de los párpados. En esta zona se encuentran las glándulas de Meibomio, encargadas de segregar una sustancia grasa que lubrica el parpadeo y evita la evaporación de la película lagrimal que mantiene la humedad de la superficie ocular. Cuando estas glándulas segregan más sustancia de la necesaria, ésta puede obstruir los canales de drenaje natural. Esto da lugar a bultos en el borde palpebral, dolor, sequedad ocular y molestias visuales. Por regla general, esta afección es leve y su tratamiento es sencillo. No obstante, en ciertos pacientes puede ser demasiado recurrente o, incluso, crónica.

La cirugía plástica ocular se encarga de resolver las obstrucciones y anomalías de drenaje que dan lugar a blefaritis severas secundarias a enfermedades autoinmunes o de origen tiroideo.

Envejecimiento del contorno de los ojos

La mirada y la forma de los ojos están estrechamente ligadas al buen aspecto de todo el rostro. Las arrugas, las bolsas en la zona de la ojera y los párpados caídos confieren a la cara un aspecto apagado y envejecido que tiene solución con cirugía plástica ocular. La blefaroplastia consiste en la remodelación de los párpados con el fin de que el paciente recupere una mirada fresca y más juvenil.

Aunque se trata de una intervención esencialmente estética, es recomendable que la blefaroplastia se lleve a cabo por parte de cirujanos oculoplásticos. Estos estos profesionales tienen un conocimiento exhaustivo de la anatomía y el funcionamiento del ojo que resulta imprescindible para conseguir un resultado estético y funcional que no afecte a estructuras adyacentes y que mantenga la protección natural que los párpados deben conferir al ojo.

 

Tipos de cirugía de párpados

La cirugía plástica ocular es capaz de solucionar o mejorar notablemente los problemas mencionados. Se trata de intervenciones de diferente complejidad que ofrecen resultados muy satisfactorios para el paciente, pero que deben realizarse de manera muy precisa para no afectar a las estructuras oculares adyacentes o causar problemas visuales.

Las intervenciones oculoplásticas son de carácter ambulatorio y no requieren ingreso hospitalario. Los riesgos son pocos y no suelen revestir gravedad, aunque siempre es aconsejable consultar con el especialista ante cualquier duda para poner remedio cuanto antes. Los síntomas están relacionados fundamentalmente con hematomas e inflamación postoperatoria; síntomas comunes en cualquier intervención quirúrgica. En raras ocasiones, la cirugía puede complicarse con infecciones de las heridas o problemas de cicatrización.

Las operaciones oculoplásticas se llevan a cabo por dentro del ojo o en los bordes palpebrales, de manera que las cicatrices, que en todo caso son muy pequeñas, queden ocultar o sean invisibles, directamente.

Blefaroplastia

La cirugía de párpados es una de las intervenciones estéticas más demandadas, tanto por hombres como por mujeres a partir de los 45 años, dado su gran efecto para rejuvenecer la mirada. Se lleva a cabo fundamentalmente con fines estéticos para combatir la caída de los párpados asociada al envejecimiento, para eliminar la piel sobrante de los párpados superiores y eliminar las bolsas de grasa que se forman en la zona de la ojera, aunque también corrigen molestias visuales asociadas a estos factores.

blefaroplastiaLa cirugía de párpados logra acabar con el aspecto apagado y cansado de todo el rostro, haciendo que el paciente vuelva a verse con buena cara. No hay ningún tratamiento estético en forma de crema, sérum o de cabina que sea efectivo frente a estos problemas.

Si es necesario, la blefaroplastia se complementa con la inyección de toxina botulínica y/o ácido hialurónico para alisar o suavizar las arrugas del entrecejo y del contorno de los ojos (las patas de gallo) y así obtener un resultado más completo y más satisfactorio para el paciente.

La blefaroplastia es una técnica muy extendida, realizada con anestesia local y con un tiempo de recuperación aproximado de dos semanas, aunque el resultado suele verse inmediatamente tras la cirugía con una gran mejora cosmética y funcional.

Es importante ponerse en manos expertas para llevar a cabo la blefaroplastia, ya que el cirujano debe tener especial cuidado a la hora de respetar el movimiento natural del párpado, así como su capacidad para cerrarse por completo. Un párpado superior demasiado retraído constituye un mal resultado estético, ya que altera considerablemente la expresión natural del paciente, que parecerá sorprendido o asustado permanentemente.

Además, el mal resultado de una blefaroplastia puede ocasionar problemas oculares muy molestos, como lagrimeo, irritación crónica, sequedad ocular y úlceras corneales.

Dacriocistorrinostomía

Es una intervención quirúrgica para corregir la obstrucción de las vías lagrimales, un problema relativamente frecuente más habitual en mujeres adultas, aunque también hay casos congénitos. La obstrucción de vías lagrimales ocurre cuando el conducto por el que fluyen normalmente las lágrimas, desde el punto lagrimal hasta su desembocadura en las fosas nasales,  queda bloqueado.

La obstrucción de las vías lagrimales causa lagrimeo constante, irritación ocular, eccemas en los párpados e infecciones oculares recurrentes. Tanto en las obstrucciones congénitas como en las que se producen en la edad adulta, la solución es quirúrgica y consiste en eliminar el bloqueo del canal lagrimal, bien colocando una sonda en la vía lagrimal, bien creando una nueva vía de drenaje del lagrimal a la nariz. Se puede realizar por vía externa, con láser o por vía endonasal y los resultados son muy satisfactorios, ya que logran resolver la situación en un 90% de los casos con una tasa extremadamente baja de complicaciones o efectos secundarios.

Tumores  y traumatismos en el área ocular

Los tumores en los párpados o en el área del contorno de los ojos, tanto si son de carácter benigno como si resultan ser malignos, representan un claro riesgo para la visión del paciente, pero además originan un perjuicio notable para su aspecto físico.

Esto mismo ocurre en pacientes que a causa de enfermedades, traumatismos, fracturas periorbitales o accidentes deben ser sometidos a la extracción total o parcial del globo ocular para implantar una prótesis y reconstruir la órbita ocular y palpebral.

En estos casos, la cirugía plástica ocular tiene una finalidad múltiple: extirpar el globo ocular total o parcialmente, reconstruir la cavidad anoftálmica (nombre que recibe la cuenca ocular vacía), respetar la simetría con respecto al otro ojo e implantar (si es necesario) una prótesis ocular.

Asimismo, la cirugía oculoplástica ofrece soluciones a las pérdidas de volumen y cuencas hundidas en pacientes portadores de prótesis que, con el tiempo, hayan podido desarrollar problemas para retenerlas o que lucen un aspecto antiestético.

 

Cirugía plástica ocular en Vissum

Es importante que un oftalmólogo cirujano oculoplástico valore el caso detenidamente para valorar la conveniencia de la cirugía, establezca un pronóstico de los resultados e informe al paciente detalladamente de cuáles con los riesgos de la intervención. La cirugía de párpados es relativamente sencilla, pero ha de llevarse a cabo en un entorno seguro por parte de profesionales altamente cualificados.

La cirugía plástica ocular es una superespecialidad dentro de la Oftalmología que permite abordar estas intervenciones quirúrgicas con seguridad y garantías combinando técnicas plásticas y reparadoras que logren resultados estéticos y funcionales.

En Vissum podemos ayudarte no solo a que tus ojos estén más sanos y vean mejor, sino también a que tengan mejor aspecto. Nuestros cirujanos cuentan con una amplia formación y experiencia en cirugía de párpados, vías lagrimales y órbita ocular y hacen una completa exploración oftalmológica hasta diseñar el tratamiento más adecuado para cada caso.

Más información sobre cirugía plástica ocular: