¿Qué hacer tras una cirugía refractiva de miopía?

CIRUGÍA REFRACTIVA DE MIOPÍA

Principalmente existen tres tipos de cirugía refractiva: INTRALASIK, LASIK y PRK. La técnica INTRASALIK es una versión mejorada del LASIK convencional, siendo más segura y efectiva ya que todo el procedimiento se realiza con láser. Además, puede realizarse en pacientes con espesores corneales más escasos, por lo que prácticamente es una técnica apta para todos los pacientes.

La recuperación será rápida, con buena visión casi desde el principio y prácticamente indolora. Normalmente esta es la técnica más utilizada en la mayoría de los pacientes. En el caso de la cirugía PRK, la mejoría es algo más lenta y molesta, al igual que sucede con la visión.

Tras la cirugía de miopía, el primer día será el que se encuentre más incómodo con su visión, estará deslumbrado y tendrá sensación de arenilla en los ojos. Estará mucho más cómodo con los ojos cerrados, por lo que se recomienda hacer una vida lo más tranquila posible durante las primeras veinticuatro horas. Al tratarse de una operación relativamente sencilla, la recuperación también suele transcurrir sin complicaciones.

La visión se irá recuperando con relativa rapidez, sobre todo si su intervención quirúrgica ha sido de tipo INTRALASIK, como ya hemos mencionado anteriormente. Notará que con el paso de los días la mejora es notable, aunque por las noches este proceso de recuperación es algo más lento, pudiendo tener halos nocturnos que con el tiempo irán desapareciendo.

La sensación de escozor, cuerpo extraño y sequedad es totalmente normal en este tipo de cirugías, por lo que se recomienda la hidratación ocular mediante lágrimas artificiales (a parte del resto de colirios recetados por su oftalmólogo para su tratamiento postquirúrgico). Evite frotarse los ojos en caso de picor, aliviando dicha molestia con la cantidad de lágrima artificial que sea necesaria. Le recomendamos que lleve alguna siempre a mano para poder instilarla en el momento que sea oportuno.

El uso de gafa solar es aconsejable siempre y en cualquier época del año, pero más aún tras este tipo de intervención quirúrgica debido al deslumbramiento que suelen tener los pacientes, siendo mayor los primeros días. Este malestar irá desapareciendo a medida que su córnea se vaya recuperando estructuralmente.

Deberá seguir acudiendo a sus revisiones oftalmológicas periódicamente una vez pasado incluso sus visitas postoperatorias. En ellas se valorará el estado ocular de manera general, aunque se observará detenidamente a nivel corneal, visual y retiniano.

No debemos olvidar que, en la cirugía refractiva de miopía, solo se interviene quirúrgicamente la córnea, y su graduación es eliminada modificando la estructura corneal, por lo que el resto del ojo continúa siendo morfológicamente un ojo miope. Con este tipo de ojos hay que tener especial atención, principalmente a nivel retiniano por la posible formación de agujeros o desprendimientos de retina. Debido a esta serie de motivos, recomendamos encarecidamente continuar acudiendo a sus respectivas revisiones oftalmológicas.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora