Ciencia. Compromiso. Visión.

Oftalmología pediátrica

oftalmólogo para niños

La visita de los niños al oftalmólogo infantil o pediátrico es fundamental para que enfermedades y defectos en la vista  puedan ser corregidos a tiempo, y no dejen secuelas que persistan durante toda la vida.

Los primeros años de vida son fundamentales para el perfecto desarrollo de la visión, y los niños muchas veces no suelen ser conscientes o no expresan los defectos oculares que padecen. Por ello es necesario que los padres recurran al oftalmólogo para realizar revisiones de la vista periódicas, sin esperar a percibir signos de alerta.

Los oftalmólogos pediátricos son  capaces de diagnosticar y tratar las principales enfermedades y defectos de visión de la infancia, así como practicar cirugía en casos de estrabismo infantil y patologías intraoculares y de párpados.  En Vissum también contamos con una unidad de terapia visual, donde un equipo de optometristas ayudan a corregir y enseñan técnicas de aprendizaje visual.

¿Cuáles son los principales problemas en la vista que sufren los niños?

Cerca del 20% de los niños en edad escolar puede presentar problemas de visión en uno o en ambos ojos, circunstancia que explicaría un elevado porcentaje de fracaso escolar. La detección precoz es fundamental ya que existen patologías y defectos oculares que sólo tienen solución en los primeros años de la infancia.

A los principales defectos de visión, como la miopía, hipermetropía o astigmatismo, se añaden el estrabismo y la ambliopía u ojo vago como los más frecuentes.

¿Cómo detectar que un niño no ve bien?

Detectar no ve bien

  • Cuando lee, se acerca o aleja excesivamente al papel
  • Aparta la vista del papel con frecuencia
  • Cierra los párpados para mirar
  • Se frota continuamente los ojos
  • Tuerce la cabeza a ambos lados con frecuencia al leer
  • Tiene los ojos llorosos
  • Padece frecuentemente dolores de cabeza
  • Se le enrojecen los ojos
  • El sol le causa molestias o le cuesta adaptarse a la oscuridad

En cualquiera de estos casos es recomendable la visita al oftalmólogo pediátrico para realizar un examen ocular en profundidad.

¿Cuándo deben llevarse los niños al oftalmólogo por primera vez?

Se estima que la visión de un recién nacido supone el 5% de la visión de un adulto normal. Entre el primer y tercer año alcanza 50%. Un niño normal debe lograr el 100% de visión en cada uno de sus ojos entre los 5 y 6 años de edad.

El desarrollo visual del niño en los primeros meses de vida se desarrolla de la siguiente manera:

  • De 0 a 1 mes: Si hay mucha luz cierra los ojos. Percibe los contrastes del claro oscuro. Su campo de visión no supera los 30 cm.
  • De 1 a 2 meses: Se queda encandilado mirando las caras de sus papás. Ya sigue sus manos con la vista cuando entra en su campo de visión. Sólo reconoce el blanco, negro, rojo, verde y gris. Dirige la cabeza hacia fuentes de luz.
  • De 2 a 3 meses: Reconoce las caras y puede memorizarlas. Sigue con la vista el desplazamiento de los objetos. Su visión de cerca y lejos es más afinada.
  • De 3 a 4 meses: Al cumplir los cuatro meses ya tiene visión binocular. Enfoca sin problemas objetos a unos 40 cm. Distingue más los colores. Mira su mano y juega con ella.
  • A partir del quinto mes: La coordinación entre lo que se ve y sus capacidades motrices le permite hacer movimientos de presión con las manos.

Es necesaria llevar los niños al oftalmólogo en los primeros meses de vida en los siguientes casos:

  • En caso de un parto prematuro.
  • Si se han producido problemas durante el embarazo o el parto, como por ejemplo, algunas infecciones contraídas por la madre también es necesaria una revisión ocular del niño en profundidad. Por ejemplo, la toxoplasmosis puede causar una inflamación de la retina y otras estructuras del ojo del recién nacido.
  • Si la madre o el padre han tenido problemas de visión, ya sean comunes, como la miopía, o congénitos hereditarios, como el glaucoma.
  • Cuando los ojos del bebé lagrimean continuamente, ya que puede deberse a un ensanchamiento del canal lagrimal, un problema visual bastante frecuente en niños.
  • Cuando se observa la pupila blanquecina.
  • Si observamos desviación en alguno de los ojos del recién nacido o la caída de uno de los párpados.

Calendario de visitas al oftalmólogo infantil

CUANDO

OBJETIVO

Primeros meses de vida

Descartar enfermedades oculares graves como el retinoblastoma, el tumor intraocular más frecuente en la infancia, y otras malformaciones

De 1 a 4 años

Diagnóstico del estrabismo y otras alteraciones de la motilidad ocular así como defectos de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo)

A los 4 años

Comprobación de la agudeza visual y defectos de refracción. Descartar la presencia de ojo vago

A partir de los 4 años

Controles anuales hasta cumplir los 14

 

Consejos para una buena salud ocular de los niños

83833301

  • Al estudiar: si la habitación dispone de ventana es aconsejable situar la mesa de estudio frente a ella para que la vista pueda relajarse y mirar a lo lejos de vez en cuando. Es preferible la iluminación natural. Si estamos obligados a utilizar luz artificial debemos evitar las sombras que se proyecten sobre el libro de estudio.
  • Viendo la televisión: es muy importante guardar una distancia prudencial entre los ojos y la pantalla.
  • El ordenador: frente al ordenador es aconsejable llevar a cabo frecuentes descansos, para que la vista no acuse excesivamente el esfuerzo.
  • En la piscina: el cloro de las piscinas es un irritante que altera nuestros ojos, debemos evitar el contacto directo de los ojos de nuestros hijos con el agua  de las piscinas utilizando unas gafas de natación adecuadas.
  • El sol: no mirar al sol directamente de manera fija y continuada. No existe ningún inconveniente en que nuestros hijos protejan  sus ojos con gafas de sol homologadas.