Ciencia. Compromiso. Visión.

¿En qué consiste el trasplante de córnea o queratoplastia?

trasplante de córnea

El trasplante de córnea consiste en la sustitución de una córnea enferma, generalmente debido a alteraciones de la forma o la transparencia, por una córnea sana procedente de un donante.

La córnea es la estructura del ojo transparente por delante del iris, la pupila y la cámara anterior. Tiene una función protectora ya que aísla el interior del ojo de los agente externos (traumatismos, cuerpos extraños y bacterias, entre otros) y una función visual, pues funciona como una lente que aporta dos terceras partes de la potencia del ojo.

La tasa de éxito del trasplante de córnea es muy alta siempre que se seleccionen adecuadamente los casos y la técnica quirúrgica.  Es una intervención que se practica de forma ambulatoria (sin necesidad de hospitalización para el paciente, que vuelve a casa tras unas horas en la clínica), y que suele durar una hora aproximadamente.

Vissum es un centro de referencia en trasplantes de córnea en España. Está habilitado por la Organización Nacional de Trasplantes, y ha sido un centro oftalmológico pionero en España en la introducción de nuevas técnicas quirúrgicas, habiendo realizado el primer trasplante lamelar anterior y el primer trasplante de endotelio en el año 2009.

Un equipo de oftalmólogos especializados en enfermedades y cirugía de la córnea, aplican en cada caso las técnicas y tratamientos más recomendados,  apoyados por la última tecnología, en especial los trasplantes lamelares tipo SALK, DALK, DSAEK o DMEK.

View Video

Trasplantes penetrantes y trasplantes lamelares de córnea

En función de la enfermedad y de la capa de la córnea dañada, se realizará un trasplante parcial o lamelar (cuando la afectación de la córnea no es completa y hay capas sanas) o completa o penetrante (cuando la enfermedad se extienda a todas las capas de la córnea).

En la córnea podemos distinguir un epitelio corneal que es como una piel transparente que la recubre, un estroma corneal que es el grueso de la córnea y tiene una función estructural, y un endotelio corneal que consta de una única capa celular y que tiene por función mantener la córnea con el grado de hidratación adecuado evitando así edemas e hinchazones.

En función de cómo afecte la enfermedad o defecto a las distintas partes de la córnea se aplicarán distintas técnicas.

1.  Cuando está afectada la parte más externa y el estroma, ya sea superficial o profunda, pero no el endotelio corneal, puede realizarse un trasplante lamelar anterior que sustituya exclusivamente el estroma enfermo, y que deje el resto de la córnea sin tocar. Se disminuye así el riesgo de infección intraocular, o rechazo, y el ojo tiene una mayor resistencia. Cuando el trasplante lamelar anterior es superficial se denomina SALK y cuando es profundo se denomina DALK.

El queratocono y otras deformaciones de la córnea, las distrofias corneales estromales, o las cicatrices que quedan tras infecciones son situaciones en las que se practican trasplantes lamelares anteriores.

2. Cuando está afectada la parte más interna de la córnea, provocando una entrada masiva de líquidos en la córnea y una pérdida de transparencia que origina visión borrosa, se trasplanta el endotelio según dos técnicas:

La cirugía que sólo trasplanta la capa celular endotelial (conocida como DMEK, Descemet Membrane Endothelial Keratoplasty).

Recomendada en casos no muy avanzados, con buena visibilidad y con un ojo internamente normal puesto que proporciona una visión más nítida, induce menos astigmatismo, y tiene menos riesgo de rechazo.

La cirugía que trasplanta endotelio corneal unido a un lentículo de estroma de 100 micras (conocida como DSAEK, Descemet Stripping Automated Endothelial Keratoplasty).

Recomendada cuando la visibilidad no es buena, o el interior del ojo tiene otros problemas, la cirugía DSAEK es más segura y sencilla y también alcanza buenos resultados visuales, y bajo rechazo si lo comparamos con el trasplante completo.

Se aplica esta técnica en casos de distrofia de Fuchs, edemas corneales tras cirugías intraoculares, o trasplantes de córnea anteriores que no salieron con éxito.

3. Cuando todas las capas de la córnea están afectadas, como en caso de cicatrices profundas por traumatismos perforantes, queratoconos o distrofias corneales muy evolucionadas, infecciones corneales profundas, o trasplantes de córnea previos que han fracasado y no solo afectan al endotelio corneal se realiza el trasplante de córnea completo, donde sustituimos todo el grosor de la córnea del paciente por una córnea donante sana.

 

¿Qué enfermedades de la córnea pueden tratarse con un trasplante?

Los trasplantes de córnea pueden realizarse en pacientes que sufran las siguientes patologías o problemas

  • Queratocono y otras deformaciones de la córneaQueratocono con lesion cicatricial central
  • Distrofias corneales estromales
  • Cicatrices por infecciones corneales
  • Distrofia de Fuchs
  • Edema corneal tras cirugías intraoculares
  • Tratamiento de trasplantes corneal previos que no terminaron con éxito
  • Traumatismos con perforación de córnea
  • Infecciones corneales profundas

Riesgos del trasplante de córnea

El trasplante de córnea es una intervención con una elevada tasa de éxito: el riesgo de rechazo en trasplantes penetrantes está entre un 5 un un 20%, y en los trasplantes lamerales es sólo del 5%.

Los principales signos de rechazo a los que hay que estar atento son: Enrojecimiento ocular, sensibilidad extrema a la luz, disminución de la visión y dolor. Estos síntomas pueden darse temprano o tardar varios meses en aparecer. Si se detecta temprano, es posible mediante la administración de fármacos revertir el rechazo.

Es frecuente la aparición de astigmatismo después de realizarse un trasplante de córnea completa o lamelar anterior.

¿Cómo es la recuperación tras un trasplante de córnea?

Dependiendo de la técnica que se aplique y del tipo de trasplante los pacientes tienen un periodo de recuperación muy distinto:

  • El trasplante endotelial (DSAEK o DMEK) tiene un periodo de recuperación inferior a 1 mes, con visiones ya útiles para el día a día, aunque la mejor agudeza visual puede alcanzarse pasados los dos meses de la cirugía en caso de que hay sido necesario dar algún punto en la incisión principal. Es un cirugía que se practica con anestesia retrobulbar, y no lleva noches de hospitalización por lo que en pocas horas el paciente estará en su casa. Durante los primeros dos días el paciente debe permanecer en reposo en posiciona boca arriba para facilitar la adhesión del injerto corneal.
  • En el caso de la queratoplastia lamelar anterior superficial el periodo de recuperación también es muy rápido y se quitan los puntos entre la 6º y la 8º semana. Es un cirugía que se practica con anestesia retrobulbar, y no lleva noches de hospitalización por lo que en pocas horas el paciente estará en su casa.
  • En cuanto a la queratoplastia lamelar anterior profunda o la queratoplastia penetrante, el periodo de recuperación para reincorporarse a la actividad normal suele ser de 3 a 4 semanas, pero los puntos van a permanecer en el ojo alrededor de un año, por lo que la agudeza visual será variable hasta la retirada de los mismos. Es una cirugía que se practica con anestesia retrobulbar o general según casos, y como las anteriores no lleva noches de hospitalización por lo que en pocas horas el paciente estará en su casa.