Vissum explica la cirugía refractiva

cirygía refractiva - Vissum¿Qué origina la miopía?

La miopía se define como el efecto de refracción en el que los rayos de luz que entran al ojo se enfocan por delante de la retina. El ojo miope ve claramente los objetos cercanos pero aprecia con dificultad los lejanos.

¿Quién se puede operar? ¿Quién no es candidato?

Para poder operarse los pacientes deben reunir una serie de requisitos mínimos, que son indispensables para el éxito de la operación. Consideramos como parámetros generales para poder operarse:

–   La edad, a partir de los dieciocho años un paciente se puede operar y no antes, porque casi todas las miopías se desarrollan en la época de crecimiento y pueden variar durante este periodo, no siendo conveniente operar hasta que haya finalizado el desarrollo físico de la persona.
–    La estabilidad de la refracción, es decir, que la miopía no haya cambiado en los dos últimos años antes de la operación, aunque en ocasiones, este periodo no nos asegura cien por cien que la miopía esté estable; pero se debe respetar este criterio a la hora de operar, porque si detectamos que un paciente tiene una miopía evolutiva debemos posponer la operación hasta que la evolución se detenga.
–    El grosor de la córnea es uno de los parámetros técnicos que se precisan para una operación de miopía, el grosor de la córnea va a disminuir con la operación, por lo tanto, quedará mas fina, existiendo un grosor mínimo que nos asegura la resistencia de la córnea frente a posibles golpes y deformaciones; dependiendo del grosor de la córnea del paciente podremos, por un lado, intervenir o no y por otro lado, saber cuántas dioptrías podremos quitar en cada paciente.
–    La topografía es un concepto de superficie ocular en el que mediante unos aparatos determinamos si dicha superficie es regular o, por el contrario, tiene irregularidades. Las córneas que presentan una superficie ocular regular son las idóneas para operar, y las superficies irregulares podrán operarse o no, dependiendo del grado de irregularidad, teniendo que utilizar técnicas más sofisticadas de corrección de astigmatismos irregulares.

Otros parámetros menos importantes pero que se deben de tener en cuenta tras una exploración ocular son la presión intraocular, el fondo de ojo, el nervio óptico, la retina, etc., teniendo que estar todo dentro de la normalidad.

Además, para poder operarse se requiere que no existan contraindicaciones locales ni generales. Entendemos por locales las referidas a la córnea, no debiendo existir ninguna enfermedad que pueda alterar la cicatrización de una intervención, desaconsejando cualquier intervención en aquellos pacientes que presenten dicho tipo de alteraciones como por ejemplo el queratocono, enfermedad corneal que provoca en el tiempo una deformación de la córnea, y herpes corneales, que producen cicatrices que pueden alterar la transparencia de la córnea, y por lo tanto, el resultado de la intervención.

Por contraindicaciones generales entendemos aquellas enfermedades sistémicas del organismo que pueden afectar a la cicatrización del proceso corneal, como por ejemplo la diabetes, que puede alterar la cicatrización de un tejido, también las enfermedades inflamatorias intestinales crónicas no controladas, que pueden provocar procesos inflamatorios secundarios en el ojo. En principio estos pacientes no serían candidatos a la cirugía refractiva de la miopía debiendo estudiar cada caso particular.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora