Vista cansada a partir de los 40: cómo dejar las gafas

vista cansada

¿Qué es la presbicia? ¿Me puedo librar de ella? Estamos acostumbrados a leer o escuchar que el defecto de refracción más común es la miopía. ¿Y la presbicia o vista cansada? Este es un proceso fisiológico que se inicia en torno a los 40 años aproximadamente con inevitablemente, mucha mayor repercusión en la sociedad.

Dependiendo de características, según la ametropía de cada uno, capacidad de acomodación y sobre todo, de las exigencias visuales diarias de cada persona, los síntomas pueden aparecer antes o después. Sin duda, el proceso de envejecimiento es progresivo y la capacidad acomodación se va reduciendo.

¿Qué es lo que ocurre?

El cristalino es la estructura ocular en el interior de nuestros ojos que permite el enfoque a diferentes distancias cambiando de forma. Este pierde flexibilidad directamente proporcional a la edad. Las proteínas que lo componen lo hacen más rígido y los músculos que rodean la lente pierden elasticidad.

La principal queja es la incapacidad para enfocar en cerca y pasar a experimentar fatiga visual o dolores de cabeza tras un trabajo prolongado en visión próxima. Con el uso continuado y tan extendido de la tecnología en nuestras rutinas, es mayor la exigencia y necesidad de enfocar esta distancia.

Mitos y realidades

¿Puedo librarme de la presbicia? ¿Es irreversible? No, existen diferentes soluciones que siempre han de ser valoradas por un profesional. Estamos ante un proceso fisiológico asociado al envejecimiento de las estructuras oculares.

Lo que le vale a uno, no le tiene que valer a otro. El tipo de solución se ha de valorar con los profesionales para lograr el mejor resultado de acuerdo al estilo de vida del présbita (persona con presbicia).

Se ha de diferenciar del síndrome visual informático que comúnmente también denominamos vista cansada. Utilizamos el mismo término para hablar de un mismo síntoma, pero la presbicia está asociada directamente a un proceso de envejecimiento, y por tanto, una persona menor de 40 con síntomas de vista cansada no es présbita.

Soy miope y no tengo presbicia. La miopía es una ametropía o defecto de refracción que en función de su magnitud, dificulta más o menos la visión de lejos, pero que puede permitir el enfoque en distancias próximas.

En un espacio corto de tiempo, la sociedad ha pasado a utilizar los dispositivos electrónicos en su día a día, pasando a ser en muchos casos dependientes de ellos. Bien por trabajo o por la necesidad de vivir conectados, esto conlleva que la exigencia visual en distancia próxima sea mayor en los últimos 50 años.

Soluciones

Pueden plantearse dos tipos diferenciados de soluciones para la presbicia. Por un lado, las gafas y por otro, las intervenciones quirúrgicas.

En cuanto a las gafas, ha de valorarse como solución, lentes monofocales, es decir, dejan enfocar únicamente una distancia (lejos o cerca) o multifocales. Este enfoque puede extenderse al usuario de lentes de contacto, aunque los parámetros no abarcan todas las exigencias visuales, puede ser una alternativa más.

Las soluciones quirúrgicas para la presbicia pueden ser tanto temporales como permanentes y van a permitir prescindir de las gafas en la mayoría de los casos. Para cualquier intervención es imprescindible el estudio valorado de las diferentes estructuras oculares para lograr la solución más personalizada de acuerdo a la edad y exigencias de cada persona para dar una mayor calidad de vida.

  1. a) Tratamientos laser (temporal): consiste en una intervención con láser excimer en córnea, similar a las que se practican para corregir la miopía, que puede ser de dos tipos:
  • Monovisión: el planteamiento es la corrección de un ojo para visión de lejos (ojo dominante) y el ojo no dominante queda con una leve miopía para permitir la visión de cerca.
  • Presbylasik: en este caso es una técnica para tener ambas córneas multifocales.
  1. b) Implantes intraoculares (corrección permanente):
  • Los implantes intracorneales consisten en el implante de un anillo plano o microlente que permite los diferentes enfoques lejos-cerca. Es una técnica mínimamente invasiva.
  • Lentes intraoculares: el planteamiento es la sustitución del cristalino por una lente que permita una mayor calidad de visión. Existen diferentes tipos de lentes: Monofocales y multifocales. Estas últimas permiten corregir otros defectors de visión a la vez como la miopía y el astigmatismo.

 

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora