Vuelta al cole: alteraciones visuales y problemas de aprendizaje

A lo largo del curso escolar, a muchos padres se les plantea la siguiente cuestión: ¿por  qué mi hijo está teniendo tantas dificultades para aprender? En concreto, las últimas  estadísticas hablan de que un 30% de escolares españoles -catorce puntos por encima  de la media europea- no adquieren los conocimientos adecuados para que puedan  pasar de curso. Es el llamado fracaso escolar, muchas veces asociado a problemas  visuales. En un plazo de unos cuatro meses, la terapia visual recupera las habilidades  perdidas por el niño y mejora su rendimiento escolar.

Cuando un alumno empieza a tener problemas de aprendizaje, estos suelen estar  relacionados con la comprensión lectora y los cálculos matemáticos. Si no se toman  medidas a tiempo, cada vez entenderá peor lo que lee o lo que calcula y puede llegar a  desmotivarse en el caso de que su problema le haya llevado a repetir algún curso.

Se ha detectado que existe un número elevado de alumnos que fracasa por padecer  algún problema visual, lo que les impide seguir de forma correcta las explicaciones  que se realizan en el aula. Conscientes de esta problemática, VISSUM Corporación  Oftalmológica, y en concreto sus departamentos de Oftalmología Pediátrica, se encargan de la evaluación, diagnóstico y tratamiento de posibles disfunciones visuales que pueden interferir de forma decisiva en el proceso de aprendizaje del niño y, por tanto, retrasar la adquisición de los conocimientos correspondientes.

Antes de emitir un diagnóstico y comenzar con la terapia adecuada, el niño se debe someter a una evaluación oftalmológica completa; posteriormente se le realizará un cuestionario de síntomas visuales asociados a problemas de aprendizaje, así como una evaluación optométrica completa, una evaluación de los movimientos oculares durante el proceso lector, evaluación de habilidades visoperceptivas, visión del color, y reconocimiento de formas. Con los datos obtenidos, los especialistas de VISSUM sabrán si existe un problema de origen visual que será un factor contribuyente a las dificultades de aprendizaje del niño.

El programa que se aplica se basa en sesiones muy protocolarizadas de rehabilitación visual activa encaminadas a adquirir una buena capacidad de enfoque, así como una amplia coordinación ocular que produzca una mayor concentración al realizar las tareas escolares. Además, se alcanzan unos niveles de motilidad ocular normalizados, que permiten una mejora en la fluidez de lectura. También se trabaja para obtener una buena capacidad de coordinación ojo-mano que le ayude durante la escritura.

A través de estas sesiones, en un plazo aproximado de cuatro meses, la terapia mejora las habilidades perdidas por el niño y permite alcanzar un nivel óptimo de integración en el sistema educativo, mejorando su rendimiento escolar.

Existen una serie de síntomas que pueden alertar de que el niño no ve perfectamente, por lo que se deberá estar atento si nuestro hijo tiene un bajo rendimiento escolar, realiza una lectura lenta, adquiere malas posturas acercándose excesivamente los papeles, al leer o escribir, si se salta o pierde las líneas durante la lectura, si tiene problemas de concentración, es incapaz de mantener un tiempo de visión cercana al realizar las tareas escolares o invierte sílabas u omite palabras.

Si piensa que su hijo presenta alguno de estos síntomas no dude en consultar con su oftamólogo en Vissum.

Nuevo centro

MIRASIERRA

mirasierra

Pida cita ahora