En la operación de cataratas el cristalino natural del ojo puede sustituirse por  distintos tipos de lentes, según corrijan uno o varios defectos de visión, desde lentes monofocales que obligan a seguir usando gafas para la lectura, hasta las lentes multifocales que, además de eliminar la catarata, permiten ver correctamente tanto objetos lejanos, como otros a distancias medias y cercanas.

Las lentes intraoculares son parecidas a las conocidas “lentillas” pero diseñadas especialmente para ser introducidas en el ojo, y tienen la potencia adecuada para cada caso.

Dependerá de las necesidades visuales de cada persona, y de la anatomía y características de su ojo, y deberá ser el oftalmólogo quien evalúe en cada caso la posibilidad de implantar cada tipo de lente.