El desprendimiento de retina es una situación grave que requiere ser tratada con rapidez por un oftalmólogo especialista en retina. Su tratamiento es principalmente quirúrgico. En la mayoría de los casos se realiza una  intervención llamada vitrectomía, por la cual se accede al interior del globo ocular para manipular la retina.