La causa de la presbicia o vista cansada es el envejecimiento natural que sufre el cristalino, lente natural del ojo. No existe, por el momento, ninguna manera de evitar o retrasar la aparición de la presbicia, pero sí soluciones para  corregirla, desde las gafas hasta operaciones quirúrgicas que permitan prescindir de ellas.